Días de gloria

septiembre 15 de 2016
Nunca he sido de los que creen que todo tiempo pasado fue mejor. Reconozco, eso sí, que muchas veces me hubiera gustado vivir mi juventud en los Estados Unidos de la posguerra: aquellos años cincuenta que Hollywood ha idealizado en nuestras cabezas, y que -por eso- nos los imaginamos poblados de gentes prósperas y felices que se las pasaban de fiesta en fiesta oyendo y bailando esa música extraordinaria de las big bands. Pero con seguridad que la realidad era otra, plagada de racismo, homofobia, cacerías de brujas, enfermedades infecciosas, represión sexual y viajes largos, inseguros e incómodos.
Seguir leyendo

La palabra más extraña del mundo

septiembre 14 de 2016
Procrastinación, la palabra más extraña del mundo. Es la feliz costumbre de postergarlo todo. Salvo psicopáticos ejemplos, la personalidad humana tiende a dejar las cosas importantes para después. Incluso quienes se ufanan de su rigidez mental y de sus calvinistas maneras procrastinan todo el tiempo. Las tareas, los descansos, los encuentros, los adioses, las confesiones, los perdones, las confrontaciones, los pagos, las victorias, las conmociones, las aniquilaciones, las rebeldías, urgencias que confían al porvenir. Mañana. Cinco minutos más. Cuando se acabe el partido. El año entrante. Cuando cumpla 40. Un día de estos.
Seguir leyendo

Un mundo huérfano de Giussepe Caputo: La condición humana en códigos cifrados

septiembre 12 de 2016
Por: John William Archbold/ A medida que avanzaba en la lectura de la opera prima del escritor barranquillero Giuseppe Caputo, se me hacía más difícil coincidir con los comentarios que a diario veo sobre su muro de Facebook, los cuáles señalan la historia como una composición conmovedora, entre otros calificativos que destacan su consonancia emocional. Si bien hay un enorme esfuerzo estético y una profunda carga sentimental, centrarse en estos aspectos implica reducir una intrincada urdimbre de metáforas y simbologías que se inscriben a lo largo de la historia, formulando inquietudes mucho más profundas, y que probablemente requerirán de varias y muy diferentes lecturas para abarcarlas en alguna magnitud significativa.
Seguir leyendo

Clima de intolerancia

septiembre 10 de 2016
En días pasados, una amiga que vive en Chile me contaba que tenía un gran temor de expresar su voto por el NO: “Temo que mis amigos partidarios del SÍ dejen de hablarme, me acusen de Uribestia, pese a que no comparto la ideología de ese señor”. Y su argumento por el NO era bien válido: “Por principio, el Estado no debe negociar con criminales. Por ello he recibido insultos a tutiplén”. Hoy, otra amiga me expresaba una opinión similar, pero contraria: “Me han bloqueado en FB por mi apoyo a favor del SÍ, en un clima de rencor y odio tal, que he comenzado a sentir miedo”. Y su razón por el SÍ, también era muy válida: “He vivido la guerra en carne propia, he sentido las bombas, y quiero que mi hijo viva un mundo diferente; y me han insultado y bloqueado por ello, por decir que otro mundo es posible”.
Seguir leyendo

¿Puntadas sin dedal?

septiembre 08 de 2016
Pese al prestigio que confieren los altos cargos, sean éstos políticos o empresariales, y pese al aura de superioridad que suele rodear a todo aquel que aparece frecuentemente en televisión, no hay que olvidar que todas las personas que ocupan esos cargos y aparecen en esas pantallas son simples seres humanos, y que muchas veces llegaron adonde están por físicos golpes de suerte o gracias a burdos manejos de influencias.
Seguir leyendo

El síndrome de Hiroo Onoda

septiembre 01 de 2016
Hiroo Onoda fue un oficial de inteligencia que sirvió en el Ejército Imperial Japonés durante la Segunda Guerra Mundial, e hizo parte de un contingente designado a la isla de Lubang, Filipinas, cuya misión era espiar a las fuerzas norteamericanas allí apostadas. Para tal efecto, él y sus compañeros debían fungir de magos en el arte de esconderse, labor que desempeñaron a la perfección hasta el 15 de agosto de 1945, cuando la confrontación llegó oficialmente a su fin.
Seguir leyendo

Juan Gabriel: Máxima expresión de la canción moderna

agosto 30 de 2016
Por Alvaro Enrique Ruiz Hernández (1933-2016)/ Cuando Armando Manzanero conquistaba al mundo con su balada “Adoro”, un muchachito de escasos 17 años que se hacía llamar Adán Luna se presentó en un centro nocturno de Ciudad Juárez, su tierra natal, y le dijo al dueño: “yo quiero cantar y sé cantar”. El propietario se pasó el grueso puro que fumaba de un lado a otro de la boca y sonrió despectivo antes de decir que eso lo había escuchado muchas veces y que le había costado sus buenos “del Águila” el hacerles caso a tantos muchachos “que decían que podían”, y a la hora de la verdad resultaban como los fríjoles que al primer hervor se arrugan.
Seguir leyendo