Oh, qué hermosa guerra

febrero 23 de 2017
El 24 de diciembre de 1914, cerca de la ciudad belga de Ypres, unos soldados alemanes que se batían a tiros contra tropas británicas en una de las más sanguinarias batallas de trincheras que el mundo recuerde, se olvidaron por un momento de las balas, de las enfermedades que contraían y hasta de las ratas y los insectos que infestaban sus parapetos, y empezaron a cantar en coro el villancico Noche de paz. No pasó mucho tiempo antes de que sus archienemigos, situados al otro lado, los imitaran. Más tarde ambos bandos intercambiaron saludos de navidad a los gritos, hasta que uno de los soldados ingleses, Willie Loasby, se armó de valor y avanzó hasta la 'tierra de nadie' que los separaba. De repente se encontró con otro soldado alemán -que también había hecho lo mismo- con quien terminó intercambiando regalos: seis cigarrillos a cambio de una barra de chocolate.
Seguir leyendo

Revocatoria

febrero 23 de 2017
Resulta que Bogotá está enfrascada una vez más en la discusión sobre si la revocatoria del alcalde es procedente, útil o seria. Todo lo que tiene que ver con la persona que llega a gobernar la ciudad -su simpatía personal, los odios que suscitan sus ejecuciones y hasta su forma de peinarse- se ha convertido en un espectáculo ramplón e irresponsable, en la manera en la cual los ciudadanos quieren exhibir a toda costa su recién estrenado “empoderamiento”. Ya lo vimos cuando a Petro, un alcalde inepto y soberbio, quisieron tumbarlo sin éxito y sin razones. Lo vemos ahora con Peñalosa, mucho menos inepto e igual de soberbio, al que quieren revocarle el mandato 12 meses después de su posesión.
Seguir leyendo

Mirando al sudeste

febrero 23 de 2017
Los años que siguieron al fin de la dictadura militar significaron para el cine argentino un momento en el que los realizadores pudieron expresar con libertad los temas y preocupaciones sociales que tenían. Algunas de esas preocupaciones fueron el exilio, tanto interior como exterior, en títulos como Tangos, El exilio de Gardel o Sur de Fernando Solanas, Plata Dulce y Pasajeros de una pesadilla de Fernando Ayala; la crueldad de la represión con títulos como la premiada Historia Oficial de Luis Puenzo o la Noche de los lápices de Héctor Olivera; la metáfora de los años de la dictadura en Darse cuenta, de Alejandro Doria.
Seguir leyendo

¿Claudia López presidente?

febrero 23 de 2017
Si las elecciones se llevasen a cabo en mi cuenta de Facebook, Claudia López -que se lanzó al ruedo presidencial antes de ayer- ganaría la contienda en la primera vuelta. Pero desgraciadamente, y pese a que yo agrego a mi lista de amigos a cualquiera que lo solicite, para así ampliar el radio de acción del debate -que es lo que a mí, en últimas, me interesa-, la mayor parte de mis contactos comparte gran parte de las ideas que intento afirmar a través de mis posts de carácter político: ideas liberales, inclusivas, pacifistas y tolerantes. Cosas del algoritmo que controla esa red social, según he leído por ahí. Pero -otra vez por desgracia- Colombia no es así.
Seguir leyendo

Posverdad

febrero 23 de 2017
En los medios académicos internacionales dedicados a los estudios sociales y la política la palabra de moda es Posverdad (Post-Truth). De hecho, el diccionario Oxford la señaló como la palabra en inglés del año, en gran medida para explicar fenómenos como el Brexit, la elección de Donald Trump, el avance en Polonia del partido Justicia y Libertad o, en un terreno más local, el rechazo al acuerdo de Paz con las Farc en Colombia.
Seguir leyendo

La culpa es de los pobres

febrero 23 de 2017
Por Andrés Angulo Linares/ Según cifras del DANE de 2015 había en el país un 27.8% de personas en situación de pobreza, un 8.1% en pobreza extrema; es decir, un 35.9% de la población que subsistía para entonces con un ingreso inferior a 894.522 pesos era considerada pobre, quedando por fuera de esta circunstancia, según la medición oficial, los hogares cuyo ingreso superara esta cifra, aunque en la práctica sus ingresos no fueron suficientes para suplir las necesidades básicas en su totalidad ni con la calidad debida. Así mismo, un estudio realizado por la firma especializada en mediciones de consumo, RADDAR CKG, señala que el 79.2% de la población colombiana se encuentra ubicada entre los estratos 1, 2 y 3 ( un poco más de la tercera parte del país). Frías estadísticas que reflejan una verdad incontrovertible: Los pobres somos más.
Seguir leyendo

Mitónamo y borracho

febrero 23 de 2017
"Estamos hablando de una magistrada que sale con un disparate con base en las declaraciones de una persona que no estaba en sus cabales, porque nos dicen que el doctor Vélez estaba con tragos y se comporta como un mitómano”. Esas fueron las declaraciones que dio a El Espectador el senador por el Centro Democrático Ernesto Macías, refiriéndose respectivamente a la funcionaria del Consejo de Estado que admitió la demanda encaminada a invalidar los resultados del plebiscito y a Juan Carlos Vélez Uribe, gerente de la principal campaña por el No.
Seguir leyendo

Por un fútbol más justo

febrero 23 de 2017
El fútbol es humano, y como cualquier acto humano es imperfecto; no está exento de afanes desmedidos de gloria que terminan en trampas, o de simple errores arbitrales que se convierten en pesadas losas para el equipo injustamente afectado. Sin embargo, es menester hacerlo un poco menos imperfecto, mitigar los fallos groseros a través de la tecnología es una iniciativa válida que estaba en mora de implementación por parte de la entidad que gobierna este deporte, la FIFA.
Seguir leyendo

¿Quiénes diablos son los Chompos?

febrero 23 de 2017
Hoy no hay columna de opinión. Haga de cuenta que estamos en la sala de su casa más bien y que le voy a echar un cuento de esos que creemos que sólo pasan en Colombia pero que en realidad se dan como mata de monte en toda parte. Ojo, no es chisme. Curiosidades más bien que se le van despertando a una gracias a las nuevas formas de comunicación y socialización en estos tiempos de muchos amigos virtuales y de pocos amigos reales. Hasta hace nada lo más cercano de la palabra chompo que procesaba mi cabeza era esa prenda que todos los calentanos tenemos en algún lado del clóset y que usamos cuando llueve: la famosa, corroncha y nunca bien ponderada chompa. Tal vez de esa prenda horrible se desprendió el personaje del Chómpiras. No sé. Yo tengo varias y en ellas me veo como un tamal mal envuelto. Pero como este no es un texto sobre moda o mal gusto, sigamos. Les hablaré de ellos, los chompos. Un montón de chicos y chicas de distintos colegios y universidades a los que llegué una madrugada de este año para tratar de entender si son tan neonazis como dicen quienes los critican, tan matoneadores, tan delincuentes, tan cafres, y descifrar dónde está la bolita, qué los mueve, por qué hacen lo que hacen que no es más que burlarse hasta de la madre que los parió en una especie de catarsis virtual "facebookiana". Me enteré de ellos gracias a una nota que llegó a mis manos firmada por la rectoría de la Universidad de los Andes en la cual les piden, palabras más palabras menos, mesura, que se controlen, que dejen a ciertos estudiantes en paz, so pena de ser sancionados disciplinariamente cancelándoles la matricula (aclaro, no todos son de esa universidad). Así que les envié solicitud para ingresar a su grupo cerrado de Facebook, conformado actualmente por cincuenta mil gatos y, para sorpresa mía, me aceptaron. Sí, a una cuarentona, feminista y encima periodista, la dejaron entrar a su cueva.
Seguir leyendo