La venta de Isagén o el socialismo colombiano del siglo XXI

enero 14 de 2016
Se cae la estantería chavista en Venezuela y, mientras eso ocurre, aflora en Colombia una curiosa modalidad de socialismo. Una que agrupa a variopintas multitudes que van desde alias 'Joaquín Gómez', quien dio a conocer hace un par de días la posición de las Farc en contra la venta de Isagén, pasan por los sindicalistas de esa empresa, amotinados en una manifestación el mismo día de su venta -para evitarla-, pasan también por el senador Robledo del Polo Democrático, que ha señalado hasta la saciedad la traición a la patria de Santos al querer vender la empresa energética, pasan incluso por los liberales que, encabezados por la funesta senadora Morales, amenazaron con retirarse de la Unidad Nacional si se llevaba a cabo el negocio, y terminan en…sí, créase o no, terminan en los "camaradas" del Centro Democrático, quienes a través de trinos y declaraciones cantinflescas, como las de Paloma Valencia, no han hecho sino azuzar desde hace meses al "pueblo" colombiano, como cualquier Hugo Chávez, para evitar que imperialistas tiburones de los negocios internacionales compren y privaticen la porción estatal de la empresa.
Seguir leyendo

Mi indignación mínima por el aumento del salario mínimo

enero 07 de 2016
Confieso que no me cuento entre los indignados que este año pusieron el grito en el cielo por el -a todas luces- exiguo aumento del salario mínimo en Colombia. Pero además, ya entrados en gastos, debo aclarar que tampoco me cuento entre los indignados que, por el mismo motivo, se rasgaron las vestiduras el año pasado. Ni tampoco el anterior. Ni…bueno: ni ninguno de -quizás- los 30 años anteriores. ¿La razón? Fácil: desde que tengo uso de razón económica -o, dicho de otra manera, desde que manejo con relativa propiedad el concepto de salario mínimo y las implicaciones que éste tiene para tantas personas- vengo oyendo lo mismo. Y a la tercera o cuarta vez que lo oí supe que algo había detrás de todo ese consuetudinario y predecible alboroto anual.
Seguir leyendo

Wild South

enero 06 de 2016
Llevar un arma al cinto, a la vista de todo el mundo, es un alarde, una advertencia y un recordatorio. El portador se exhibe como alguien superior, capacitado para decidir el destino de los otros, según su criterio, su estado de ánimo o los niveles de adrenalina en su sangre; asume su papel de perro bravo que destrozará sin vacilaciones a cualquiera que se atreva a contrariarlo; reafirma la atávica noción de que cada ser humano es un asesino en potencia.
Seguir leyendo

Uribe en mi facebook

diciembre 31 de 2015
LA COLOMBIA DE ARGOS PANOPTES Y yo aquí sigo, asombrado de ver cómo veinte millones de homo sapiens se comportan como gregarios de un rebaño que dirige un loco furioso, un auténtico psicópata. Todo en este país es muy raro.  Ahí, en fila india, van esos veinte millones de borregos que no hacen sino hablar pestes de un presidente a quien ellos mismos eligieron la primera vez, por órdenes de adivinen quién: sí, por orden directa de ese energúmeno, que supuestamente es un iluminado, una mente superior que todo lo ve, que todo lo sabe, un portentoso superdotado que de todo se da cuenta.
Seguir leyendo

Mirar atrás

diciembre 30 de 2015
Miro hacia atrás en estos días. Es una manía. Como si el tiempo pudiera fraccionarse en las hojas de un almanaque repleto de números. Doce. Treinta. Siete. Trucos de físicos y astrólogos. Es mejor la imagen de Heráclito: el mismo río que no es el mismo nunca. Sin embargo, caigo en la convención del calendario y miro por el retrovisor, ese pequeño espejo que sirve para ver a los que pueden matarme por la espalda. Así son los recuerdos, asesinos al acecho. Pobre hombre común, condenado a recordar.
Seguir leyendo

Una institutriz inglesa y la refinería de Cartagena

diciembre 26 de 2015
Barranquilla 2015 El domingo pasado me encontré con un colega y amigo que hace años no veía, y entre las cosas que me contó se detuvo en algunas de sus experiencias como administrador de contratos para la empresa encargada de la Ingeniería de detalle de la construcción de la Refinería de Cartagena. -Conocí muchas personas de diferentes partes del mundo, que cobraban millones por trabajos de un día. Eso es un mundo que quien no lo vive no lo imagina. -¿Alguna historia extraña? –Le pregunté. -Bueno, para montar una torre, trabajo de un día, debimos traer una torre grúa que se armó en dos días de trabajo y se desmontó en dos meses porque es especial y única en el mundo. Y quienes la montaron eran tailandeses. -Qué cosa rara. Dije yo. -No tanto, era una tercerización, la empresa era americana y contrataron a una firma de Tailandia para el montaje. Creímos por el nombre, que era americana, pero no, es de Tailandia. -¿Y cómo se llama? - L T Leonowens. Inc. Tiene mas de 100 años. -Anna y el Rey de Siam, le respondí yo. No me entendió. Quizá solo yo me entendí, y era lógico, andaba divagando.
Seguir leyendo

Navidad S.A.

diciembre 24 de 2015
Con seguridad, amigo lector, usted recuerda haber visto representados en el cine los sacrificios de animales que las tribus antiguas hacían para agradar a sus dioses. Sin ir más lejos, la Biblia está llena de historias que incluyen matazones de machos cabríos, con la cuales se intentaba apaciguar el explosivo temperamento del déspota e irascible Yaveh. De hecho, la mismísima muerte de Jesús en la cruz simboliza el sacrificio de un animal, si bien no de cualquier animal, sino de nada menos que el Cordero de Dios.
Seguir leyendo