Pesimismo, terrorismo, canibalismo, estupidez

febrero 25 de 2016
El comienzo de año no ha sido el mejor para Colombia. Negros nubarrones parecen cernirse sobre nuestras cabezas, como si la tormenta perfecta se estuviese gestando. Y una barca tan maltrecha y vapuleada como lo es este país, por muy recién remendada que luzca, no aguantaría navegar los bravos mares que, en apariencia, se avizoran. Yo mismo, un antiguo pesimista devenido en optimista moderado, gracias los avances sin precedentes en la consecución del final del conflicto armado, me sorprendí desandando mis pasos. Confieso que en un momento me asusté.
Seguir leyendo

Hassan Nassar y la incapacidad del escepticismo

febrero 24 de 2016
Eso de que el periodismo está al servicio de la verdad es una pretensión poco seria, si se tiene en cuenta que los comunicadores son humanos y que los miembros de esta especie (me incluyo como humano, no como periodista) no somos precisamente el paradigma de la sinceridad. Las decepciones que nos producen algunos ejercicios periodísticos provienen de nuestra desquiciada tendencia a preferir las perfecciones teóricas en lugar de recordar que la vida real es mucho más compleja que las ideas por medio de las cuales pretendemos explicarla.
Seguir leyendo

Márquez y Cepeda nos hacen conejo

febrero 21 de 2016
Supuestamente el 23 de marzo se firmará el acuerdo en la Habana. Sin embargo, pareciera que la izquierda colombiana, la democrática y la insurgente, no tuviera noción de la cita histórica a la que se enfrentan. Los hechos de esta semana nos llevan a pensar que los Ivanes -Márquez y Cepeda-  hubiesen jurado boicotear el plebiscito que refrendaría el proceso. Quizá se lo propusieron de año nuevo. Si me lo hubieran preguntado les hubiera recomendado mejor pagar un año en el Bodytech y combatir esos kilos de más que a ambos se les notan.
Seguir leyendo

Leyendo el método práctico de la guerrilla

febrero 20 de 2016
En medio de tantas noticias en las redes sociales (ayer hacía un inventario de los escándalos de las redes de este año: la venta de Isagen, Reficar, La Comunidad del Anillo, una periodista venal, los 50 años de la muerte de Camilo Torres, el video de una conversación gay entre un policía y un senador, la renuncia de Palomino, una pareja amorosa en la radio, las FARC en la Guajira, y cualquier otro bochinche) terminé de leer Método práctico de la guerrilla, del escritor brasileño Marcelo Ferroni. Cuando leí el título de esta novela, me llamó muchísimo la atención la escogencia del nombre, que hace referencia al manual que el propio Ché entronizó como manual de insurrección. En la portada, una imagen retocada de la icónica imagen del Ché, tomada por Alberto Korda, que se ha convertido en una de las dos imágenes más poderosas que América Latina ha dado al mundo (la otra es Evita Perón) parece indicar que nos encontramos ante un texto que reivindica las ideas del Che, en estos tiempos de desencanto del capitalismo.
Seguir leyendo

Dejémonos de maricadas

febrero 19 de 2016
De sobra sabes que eres la primera que no miento si juro que daría por ti la vida entera, por ti la vida entera. Y sin embargo un rato cada día ya ves te engañaría con cualquiera te cambiaría por cualquiera. Mitad arrepentido y encantado de haberme conocido, lo confieso tú que tanto has besado tú que me has enseñado sabes mejor que yo 
que hasta los huesos sólo calan los besos que no has dado los labios del pecado. Joaquín Sabina Y sin embargo es la primera canción de amor de Joaquín Sabina. La compuso cuando una amiga le hizo notar que luego de varios discos seguía sin cantarle a ese sentimiento despiadado que no se deja elegir y que es, según Cortázar, como un rayo que te parte los huesos y te deja estaqueado en la mitad del patio. Así que el maestro decidió hablar en su primera canción netamente romántica sobre el “amor amor” de ese típico hombre que está perdida e irremediablemente enamorado de su mujer, pero que sigue mirándole el culo a otras, a muchas otras, a todas las que puede.
Seguir leyendo

Viceministro Ferro: víctima

febrero 18 de 2016
Renunció antes de ayer el viceministro del interior  Carlos Ferro, como consecuencia de la filtración de un video en el que sostiene una conversación de carácter sexual con el capitán del ejército Ányelo Palacios. El asunto, lejos de resolverse con su renuncia, deja en el aire dos mayúsculos interrogantes. La grabación corresponde a un episodio de noviembre de 2008, época en la que Ferro era congresista y Palacios un alférez de la Policía Nacional, y ha sido introducida por la Procuraduría como prueba de que en la Policía funciona una red de prostitución homosexual conocida como 'La comunidad del anillo'.
Seguir leyendo

El método Candela

febrero 17 de 2016
No creo que Vicky Dávila haya decidido publicar el video de la vieja conversación entre el viceministro del Interior y el policía chantajista para ganar audiencia, para obtener clics, para complacer anunciantes, para vender. Por lo menos, esas no fueron las razones más importantes. Creo que lo que la llevó a tomar esa decisión es algo más profundo y peligroso. La directora de La FM se dejó llevar por esa tendencia primitiva que comparte con muchos de sus colegas en el mundo, esa pulsión que pretenden maquillar con las ínfulas de las “obligaciones sagradas del oficio”. Me refiero al morbo, esa misteriosa excitación que se manifiesta con unas cosquillitas en la barriga.
Seguir leyendo

Nostalgia de Poncho

febrero 14 de 2016
Eran tiempos de dormir atrincherado en el sofá. Me encontraba perennemente amenazado por convivencia y, con una frecuencia inusitada, se me advertía que me iba a quedar solo, solito; mi tabla de salvación era aceptar las condiciones de un armisticio desventajoso más parecido a una renuncia a la vida, un sometimiento a esclavitud. Día tras día, y no a lo Cepeda, la madre de mis dos hijos mayores me decía que iba a coger otro camino, que ya no me aguantaba más; no pido absolución: en esos días no me soportaba ni yo mismo. Un día de lucidez y valentía, seguramente en temple, al escuchar la advertencia de abandono, la sangre guajira de mis ancestros pronunció aquellas palabras del gran Poncho Cotes Jr.: “¡Que sea seguro!". Se equivocó, grabada por los Hermanos Zuleta, fue la banda sonora del proceso de separación de mi primer matrimonio.
Seguir leyendo

Una historia repetida: Reficar

febrero 13 de 2016
Las denuncias de los sobrecostos de la construcción de la Refinería de Cartagena señaladas en los últimos días han producido diferentes reacciones en la opinión. Políticas, como la del ministro de Hacienda y el Presidente de Ecopetrol, señalando que los sobrecostos se debían a la pobre planeación de CBI, empresa encargada de la Ingeniería de detalle de la obra; o la del Presidente Santos rechazando los sobrecostos, solicitando se castigue a los responsables y señalando que los sobrecostos ocurrieron en el gobierno anterior. Ello produjo una reacción indignada del expresidente Uribe quien recordó que de los 8 años de construcción de la refinería 5 y medio   fueron durante el gobierno Santos. O la de un ex ministro que señalo que dijo que “Mal hace Santos en señalar responsabilidades del Gobierno Uribe, cuando las decisiones de inversión de Ecopetrol se llevaban a Consejo de Ministros, y él estaba ahí como Ministro de Defensa, luego como Presidente y no dijo ni mu”. También están las reacciones sociales. A la mente de los ciudadanos volvieron proyectos que terminaron siendo un descalabro para el país,  como la Hidroeléctrica de El Guavio o la Construcción del Metro de Medellín, que finalmente fueron pagados por todos los colombianos, sin que se señalara o castigara a los responsables. Una versión de “Entre todos lo mataron y él solito se murió”. Y claro, una sociedad que exige respuestas.
Seguir leyendo

Las dos orillas

febrero 13 de 2016
Barranquilla de tarde. Pleno aguacero. Un chorro cayendo de la canaleta del techo, raudo, feliz. Y yo, una niña barrigoncita en un vestido de baño enterizo azul, debajo de él, emparamada de la cabeza a los pies, con frío, dando brinquitos, gritando de alegría. En esa escena se resume lo más bello de mi infancia, el recuerdo más grato, los instantes más plenos. Podría añadirle otro “flashback" para redondear esa certeza tan arisca, tan rara vez sentida, de “tengo todo lo que necesito para ser feliz en este instante”, otra reminiscencia relacionada con la lluvia. Aconteció en la casa de mi abuelo materno en el barrio Ciudad Jardín, ya sin él, en el garaje del primer piso. Retal de mármol hasta la calle, en bajada, jabón, nosotros, los de siempre, los míos, los cuatro de toda la vida, deslizándonos una y otra vez desde el portón hasta casi tocar el arroyo que pasaba por el frente. Carcajadas. Mi hermano mayor y mi mamá abrazados luego de las lágrimas. La felicidad.
Seguir leyendo