Niños trofeo

septiembre 09 de 2015
Desde la panza no los dejan en paz. Eso de estar a sus anchas en medio del líquido amniótico durante el período de gestación está reservado para los bebés de perras, de gatas, de elefantas, de jirafas, de micas, de leonas, de ballenas; en fin, para los hijos de cualquier hembra de cualquier especie menos de la humana. Porque a los bebés humanos, tal parece, hay que programarlos desde que están ahí, en las barrigas de sus madres, no vaya y sea que por falta de estimulación prenatal se queden brutos. Y así empieza el viacrucis para ellos, todo un asunto de precocidad que surgió en los noventa con el efecto Mozart y que aún no para.
Seguir leyendo

¿En verdad no odias a nadie?

septiembre 06 de 2015
La civilización no es posible sin control y el control se ejerce desde la cultura, que es su arma principal. Parece ser que los conglomerados humanos organizados comprendieron pronto que para que la especie sobreviviera era necesario poner límites estrictos a la expresión libre de sus impulsos primitivos. Freud lo explica, reduciendo esas tendencias fundamentales a dos: el Eros y el Thanatos, que no son otra cosa que las dos caras de nuestra esencia, estas ganas nuestras de amar y de matar.
Seguir leyendo

Nuestros Babbitts

septiembre 04 de 2015
Babbitt es el título de una novela de Sinclair Lewis, escritor norteamericano nacido en 1885 y fallecido en 1951, adscrito a la corriente naturalista. Su obra hoy divide a la crítica. Por un lado, le reprochan su estilo de un realismo casi periodístico, con poca capacidad artística y creativa. Otros, sin embargo, ven valores perdurables en su capacidad de sátira, los vigorosos personajes que creó y sus retratos de la sociedad norteamericana, con sus virtudes y vicios, que han generado escuela por su enfoque moral. Los puntillosos historiadores señalan que fue el primer escritor norteamericano ganador del Premio Nobel de Literatura, en 1930, y aunque su obra palidece frente a nombres como William Faulkner, John Updike (tal vez el que más lo influenció), Philip Roth, Hemingway y varios más, al leerla, sus personajes conservan un vigor único.
Seguir leyendo

De lesa humanidad

septiembre 03 de 2015
Supongamos que conocemos a alguien que trabaja como técnico de refrigeración para, digamos, la Coca-Cola. Es posible que esa persona haya llegado allí porque siente una gran empatía por dicha organización, o porque le caen bien los osos polares parlantes. Pero en un país como este, donde hace apenas un par de años alcanzamos cifras de un solo dígito en el porcentaje de desempleo (sin meternos en el asunto de si son empleos formales o no los que se miden), lo más probable es que esa vinculación laboral se explique por sustracción de materia en lo que a ofertas de trabajo se refiere. En pocas palabras: el tipo no tuvo de otra.
Seguir leyendo

De la vida privada y otras ingenuidades

septiembre 02 de 2015
En este mundo de usuarios y contraseñas vivimos con susto. De esos tiempos en que el temor a ser robados nos llevaba a instalar rejas de hierro en las ventanas y cerraduras con llave en las puertas y alarmas en las casas y en los carros y no mucho más que eso, queda poco. A esas medidas se le sumaron otras más sofisticadas para proteger lo valioso, cercas virtuales que pretenden mantener incólume la idea de que podemos gozar, cada vez que lo deseemos, de la vida a puerta cerrada, sin mirones. De eso que llamamos ingenuamente “vida privada”.
Seguir leyendo

Espejismos

agosto 30 de 2015
En su memorable discurso de aceptación del Premio Nobel, Gabriel García Márquez se refirió a la desaforada realidad de América Latina, representada en hechos que parecen pertenecer a la ficción más delirante; esta suerte de sino estrambótico, dice nuestro maestro, hace que dependamos muy poco de nuestra imaginación para poder explicarnos y para poder explicarles a los otros de qué está hecha nuestra soledad.
Seguir leyendo

Pobreza pequeña y economía

agosto 28 de 2015
Cuando el fallo de la Corte de La Haya, que terminó entregando a Nicaragua una parte de mar de San Andrés que creíamos nuestra, el Presidente Santos, preocupado por la situación presentada, salió en televisión informando que entregaría un subsidio en dinero por 6 meses a los pescadores artesanales por la pérdida del mar, mientras el gobierno generaba alternativas. Al final, dos años después del fallo, esta medida se reveló inútil y los pescadores prefirieron dejar de trabajar (era menos riesgoso quedarse en casa). Hoy la pesca artesanal e industrial es casi inexistente y San Andrés busca alternativas diferentes a la pesca para salir adelante. Ello sin contar las habituales denuncias de avivatos que se dijeron pescadores artesanales y se incluyeron en las listas sin serlo para obtener el subsidio.
Seguir leyendo

¿Colombia se 'venezolanizó'?

agosto 27 de 2015
Hace poco, unos amigos uribistas, con quienes suelo debatir acaloradamente, me cambiaron su sempiterna advertencia acerca de la inminente venezolanización de Colombia. Según ellos, ya eso ocurrió: ya Colombia se venezolanizó. Confieso que esta vez, cuando me presentaron su nueva teoría, lo pensé mejor y experimenté una especie de epifanía: tuve que darles la razón. A continuación voy a explicar por qué en esta oportunidad me convencí de que, pese a que aquí no hay escasez por ningún lado (al revés: los supermercados están surtidos a reventar), Colombia ya siguió la ruta que anduvo primero Venezuela. Antes, incluso, de lo que mis amigos uribistas piensan.
Seguir leyendo

La indiferencia del gato atrae hasta a los perros

agosto 26 de 2015
En mi adolescencia "aprendí" que ser indiferente paga. Ser la "chica fácil" -esa que llama cuando se le antoja, que no tiene problemas con visitar al novio en su casa, que saca a bailar a quien le place, que jamás disimula estar disponible cuando lo está, que sabe perfectamente que la T no es solo una letra más de las veintisiete del abecedario- no era la mejor opción a la hora de conquistar a un "chico bien". Tal parecía que ellos no respetaban a las mujeres que sabían lo que querían de una, que lo decían de frente, que nunca se andaban con rodeos, que sabían cómo y con qué cuidarse.
Seguir leyendo