Un gánster religioso

marzo 21 de 2017
Los postulados del cristianismo han de ser practicados con decoro para poder ser el vivo ejemplo de quienes los esgrimieron como una realidad encarnada en el registro moral e imborrable de Cristo y sus discípulos. ¿Por dónde se cuela un pastor que clasifica la ostentación como meta primaria en la vida y, cual gánster con pistola en mano, profiere amenazas juntando el poder con la fama? ¿Por dónde se cuela este payaso de la fe cristiana que ahoga las parábolas del Evangelio en el abrevadero de la usura?
Seguir leyendo

Autopsia social de un país

marzo 21 de 2017
Algún día esta sociedad, o al menos la parte de ella que se esperanza y se alegra en el hecho de que el proceso de paz de su propio país fracase, será objeto de estudio para antropólogos, para psicólogos sociales y -por qué no- hasta para psiquiatras forenses. Alguien algún día tendrá que encontrar una explicación a ese comportamiento psicópata, a esos casi nulos niveles de empatía y remordimiento que se jactan en demostrar esas personas; alguien algún día tendrá que establecer, así sea retrospectivamente, las responsabilidades penales y las capacidades civiles de esas gentes por regodearse con cada tropiezo que sufre el proceso de paz, por ponerse contentas cada vez que encuentran la noticia de que aquí o allá mataron a alguien el una escaramuza militar -no importa si el volumen de noticias similares haya descendido desde muchísimas al día hasta casi cero-, por pretender dizque salvar a unos niños que en realidad serían la carne de cañón de la guerra que piden a gritos.
Seguir leyendo

Elogio de la templanza

marzo 21 de 2017
Uno de los diálogos menos conocidos de Platón es Carmides, o De la templanza. En la época de sus diálogos de juventud, Platón aún estaba influenciado por Sócrates y no llegaba a una definición definitiva, pero eso no significa que la palabra no tenga sentido o que la templanza deje de ser una virtud. Parafraseando a Wittgenstein, si solo se hablara de lo que podemos definir pronto dejaríamos de hablar: la definición tiene que estar en algún lado.
Seguir leyendo

Burla peligrosa

marzo 21 de 2017
Cada quien se protege a su manera en este mundo hiperconectado, en este mundo que no duerme, que no para, que se encogió gracias a la era digital. Las máscaras elegidas son de todo tipo. Duras, tiernas, dulces, grotescas, chistosas, superfluas, profundas. No es fácil desnudarse, mostrarse en pelota en esta galería en la que se nos convirtió la vida de la noche a la mañana. Ante la imposibilidad de escondernos, nos mimetizamos. Nos sabemos expuestos, vulnerables, y por eso es más lo que tapamos que lo que descubrimos. Detrás del insensible suele refugiarse un terrón de azúcar con miedo a derretirse. ¿Vemos lo que vemos, vemos a quien creemos estar viendo cuando chapoteamos en aguas ajenas? Las poses, las armas, las caretas, sirven para estar sin estar, para meter las narices y oler las porquerías sin ser manoseados de vuelta. Y en esta realidad ampliada algunos escudos son más efectivos que otros, ¿pero alguno más eficaz que la burla, que el sarcasmo?
Seguir leyendo

¡Averígüelo, Vargas!

marzo 21 de 2017
Un amigo mío, vehemente en sus opiniones, suele indicar que el problema de la política en Colombia es que ha sido tomada casi por completo por delincuentes: los “Turcos” de la región Caribe, como “ Musas y ñoños”; los antioqueños uribistas y los cachacos -estos últimos entendidos como esa élite de bogotanos de rancios apellidos, a quienes tilda de hampones, clasistas y racistas-. Objeto de su inquina, es el presidente Juan Manuel Santos y en particular, por los últimos sucesos, el vicepresidente Germán Vargas Lleras.
Seguir leyendo

¿Para qué nos casamos?

marzo 21 de 2017
Conversando con un amigo surgió una pregunta interesante: ¿Para qué se casa uno? Muy curioso porque él lleva tres matrimonios y tres hijos. Ha sido un padre responsable, dice él; a cada hijo le proporciona una madre exclusiva. Llegamos a la conclusión que la única razón que justifica el casarse parece ser: “para extrañar la soltería”. Resulta difícil creerlo si analizamos el matrimonio desde distintos puntos de vista: el amor, la construcción de una familia, la realización personal y social. Podemos encontrar miles de argumentos, pero ¿realmente estas justificaciones son válidas para sentirse un ser completo? No puedes dejar de cuestionarte cuando te levantas y te acuestas cada día al lado de la misma persona, unos días amándola como si fuera lo mejor de la vida, y otros días culpándola por todas las miserias que pasan a tu alrededor, en una especie de relación de odio y amor entre hermanos.
Seguir leyendo