Se oyen las musas

junio 03 de 2016
En el año 1955, Truman Capote era un mar de dudas sobre su talento literario, y le escribió una carta al editor de Otras voces, otros ámbitos (1948), sobre qué camino seguir. Había ensayado con poca fortuna el teatro, con dos adaptaciones de sus textos Un árbol de la noche y la Casa de las flores; necesitado de dinero, había escrito para el productor David Selznick, el guión de La Burla del Diablo, de John Houston, y reescrito – con pésimos resultados- Estación Termini de Vittorio De Sica. Con todo, era el mimado de la alta sociedad, que le había abierto sus puertas, que lo veía como una mezcla de duende y niño prodigio de la literatura, mientras sucumbía a la fascinación por el periodismo (que le llevó a expresar “Me gusta que lo verosímil sea real para poder cambiarlo”) con textos para Harpers Bazaar o Cosmopolitan. Paralelamente, trabajaba en técnicas que le permitieran desarrollar al máximo las posibilidades fotográficas de la memoria. El editor le recomendó que volviera a su primer amor, la narración, y Capote, juicioso, acometió un relato que tituló de manera provisional, Desayuno en Tiffanys. “Espero tener algo interesante que mostrarte para Septiembre” (De 1956).
Seguir leyendo

No sea miserable: sea indio

junio 02 de 2016
Está a punto de comenzar una nueva edición de la Copa América, y con ésta regresarán las frases prefabricadas que usan los comentaristas deportivos. Oíremos de nuevo sesudas conclusiones tales como que en el fútbol son once contra once, como que los partidos se terminan cuando se terminan, y como que en ese deporte gana el equipo que hace los goles. Pero entre obviedad y obviedad, estos filósofos de onda corta emplean un lenguaje barroco y rebuscado que a veces revela bastante acerca de nuestro carácter nacional.
Seguir leyendo

El caso de Salud y los 'progre'

mayo 28 de 2016
Creo que una persona con inteligencia mediana puede percibir que el discurso grecoquimbaya de ese personaje que es Fernando Londoño mezcla falacias, mentiras y exageraciones, y una que otra verdad, bajo el ropaje de verdades absolutas. Aunque no nos guste, lo critiquemos, y rechacemos su discurso, aceptamos que tiene el derecho de decir todas sus cosas, por algo que se llama libertad de expresión, un valor y un derecho en una sociedad que se precia de ser liberal. Hay que decirlo también: Se ha ganado reacciones de odio, merecidas o gratuitas de buena parte de lo que se llama “opinión pública”.
Seguir leyendo

El macho paraco que llevamos dentro

mayo 27 de 2016
En los últimos años he visto toda clase de videos perturbadores colgados en Facebook, YouTube y Twitter: un hombre que levanta a tranca a una mujer en la esquina de un cuartucho de mala muerte porque no le cocinó, dos mujeres que cogen a trompada limpia a una tercera y la dejan calva a punta de cuchillo por un lío de faldas, un caballo descuartizado vivo por una turba de bestias de dos patas que quieren robarse su carne en una corraleja al norte del país, una mujer quemada viva acusada por sus ejecutores de asesinar a un taxista a quien luego se demostró no había matado, y, el más reciente, una mujer de esas bien chachas que somete, golpea, humilla y desnuda en plena vía pública a un supuesto ladrón en Bogotá para darle un escarmiento.
Seguir leyendo

Todos los nombres (I): Yo no me llamo Javuer

mayo 24 de 2016
Conoces el nombre que te dieron, no conoces el nombre que tienes José Saramago   Quien lea el título de este texto pensará que se trata de la canción del grupo de rock en español Los Toreros Muertos y que hay un error tipográfico en el mismo. Se equivoca. A pesar de no ser primo del Sha de Persia ni tener un Porsche en la puerta, no dejo de sentirme un bienaventurado. Por obra y gracia del Espíritú Santo yo no me llamo Javuer García Gómez.
Seguir leyendo

A Shakira la odiamos porque se fue

mayo 23 de 2016
Tomado del muro de María Antonia Pardo/ Barranquilla es la perfecta mamá adoptiva, la que le agarra la mano fuerte y no se la suelta a cualquier persona que se enamore de ella, que se quiera quedar a vivir aquí, en sus orillas, bajo su sol. Barranquilla ama al inmigrante. Ama que la elijan, que la prefieran, y si eres de otra parte pero te sientes barranquillero, si crees que esta tierra llena de almendros y de loros es la tuya, la que te acogió aunque no te haya parido, Barranquilla te lo dará entonces todo, te idolatrará incondicionalmente.
Seguir leyendo

200 años del moderno Prometeo

mayo 21 de 2016
El 15 de Abril de 1815 el volcán Tambora, ubicado en la Isla Sunbawa, en lo que es hoy Indonesia, hizo la que es hasta la fecha la mayor erupción volcánica registrada, arrojando sobre el cielo una gran cantidad de ceniza que llegó a afectar de manera prolongada el clima mundial. Las temperaturas bajaron entre 0.4 y 0.7 C, la luminosidad disminuyó y se produjeron una serie de fenómenos meteorológicos que dejaron aproximadamente 71.000 muertos. En Europa se sintieron los efectos en 1816. En Suiza las cosechas se perdieron, se inició un periodo de hambruna que condujo a disturbios que tuvieron que ser controlados por las autoridades. Un grupo de viajeros ingleses, desesperados por las protestas, la oscuridad que parecía estar en el aire y las constantes lluvias, llegaron a orillas del Lago Ginebra, esperando que el tiempo mejorara.
Seguir leyendo

¿El matoneo se soluciona a las trompadas?

mayo 20 de 2016
Con la de ayer ya son tres las circulares recibidas en menos de un mes del colegio de Sebastián, mi hijo menor, relacionadas con un pelicrespudo tema de violencia intraescolar que parece tener a la comunidad corazonista de Barranquilla con los pelos de punta y los ánimos caldeados. El remitente de la primera era el rector, el Hno. Francisco Javier Ibáñez; de la segunda, los profesores; y de la última, los estudiantes. El motivo: están disgustados porque muchos padres de familia del Colegio Sagrado Corazón (sede Puerto Colombia) andan agarrados de las mechas en redes sociales y en chats de aplicaciones de celular como WhatsApp por una pelea ocurrida en el patio del colegio entre dos alumnos de octavo grado (varones ambos de catorce años).
Seguir leyendo