¿Tú también, hijo mío?

agosto 03 de 2017
Hay frases magnéticas que, aunque nos sepamos de memoria, conservan intacta su fuerza cuando las oímos pronunciadas, repetidas hasta el cansancio, en representaciones teatrales, películas, series de televisión... Esperamos el momento para susurrar, así sea sólo para nuestros propios oídos, la sentencia, el reclamo, la pregunta, la queja. ¿O quién no le ha hecho un coro casi inaudible a Jesús cuando, después de que Pilatos le pregunta que si en verdad él es el rey de los judíos, contesta impertérrito: "Tú lo dices"?
Seguir leyendo

La autoridad y las vallas

julio 29 de 2017
La noticia la publicó puntualmente El Heraldo en su edición digital del martes 25 de Julio: Un grupo de comerciantes ubicados en el corredor ubicado frente a la Universidad de Norte retiraron y “secuestraron” dos vallas que la alcaldía de Puerto Colombia había colocado para obligar a los estudiantes, quienes regresaban a clase desde el lunes 24, a utilizar el puente peatonal que se encuentra a pocos metros del lugar. La Universidad denunció el hecho, y funcionarios de la administración municipal llegaron a inspeccionar el sitio. Las vallas, en efecto, habían sido retiradas, los comerciantes se negaban a devolverlas, y en una discusión que fue subiendo de tono, airados, reclamaron su derecho a la libre movilización y al trabajo. La respuesta de la Alcaldía fue promover un dialogo para el 27 de julio, y anunciar que, frente a ese desafío, colocarían quince vallas más.
Seguir leyendo

Otro día para morir

julio 27 de 2017
Hace un tiempo, durante mi rutina cotidiana de pesas, tuve una sensación de vértigo repentino ('síndrome presincopal', sabría después): sentí que iba a desmayarme. Al principio se lo atribuí a un malestar momentáneo, pero cuando la situación se aproximaba a los límites de la imprudencia le pedí a un funcionario del gimnasio que me auxiliara. Llamó al servicio de urgencias, y en menos de media hora, electrocardiograma incluido, obtuve un diagnóstico tranquilizador: el corazón estaba bien, y quizás lo que necesitaba era un psiquiatra.
Seguir leyendo

Responsabilidades y honras a la basura

julio 22 de 2017
Recién fallecido Joe Arroyo, el periodista Antonio Morales Riveira escribió una columna titulada Joe, un negro menos, firmada por Godofredo Cínico Caspa, el personaje representado por Jaime Garzón, en la que, desde la boca de este abogado fascista, se alegraba por la muerte del músico, ya que representaba para ellos, los fachas, lo peor de la sociedad. La reacción en las redes fue muy agresiva, quizá dolidos por la reciente muerte del maestro. Morales se vio obligado a escribir otra columna donde señalaba que la primera estaba escrita en clave de humor, que él pensaba de forma diferente a Godofredo, y que nadie había entendido. De todas maneras la indignación no cesó con el tiempo. Seis meses después me volvió a llegar la columna de amigos residentes en Europa, indignados por su tono, proponiendo que al autor se le demandara por racista o incitación al odio. En ese momento atribuí la reacción al hecho de que ellos no tenían toda la información sobre las circunstancias de la noticia: llevaban cerca de 20 o 25 años fuera del país y creían que Godofredo era un abogado escritor.
Seguir leyendo

Déjà vu

julio 20 de 2017
En diciembre de 1986 la entonces joven periodista María Jimena Duzán le transmitió a Gabriel García Márquez una petición de Guillermo Cano, director en ese momento del diario El Espectador. Cano aspiraba a que García Márquez escribiera un texto con motivo del centenatio del periódico. Sin embargo, éste no se mostró muy entusiasmado con la solicitud, argumentando que en Colombia mataban a todo el que se metiera a opinar. Al día siguiente ella, a quien esa apreciación le pareció exagerada, tuvo que reconocer que él tenía razón cuando, inmediatamente después de enterarse del asesinato de Cano, lo llamó y recibió esta frase a manera de saludo: "¿Sí ves?…por eso es que uno no puede vivir en Colombia: porque a uno lo matan".
Seguir leyendo

El violador de los derechos de los borrachos

julio 18 de 2017
No me imagino al cartagenero Edelberto Geles, más conocido como El Cuchilla, contando su famoso chiste El Violador de Borrachos y aclarándonos que el victimario no accedía carnalmente a su presa sino que la violación se limitaba a vulnerar algún otro derecho. El chiste perdería toda la gracia y las rechiflas serían tan fuertes en el Parque Centenario, auditorio predilecto del humorista, que se escucharían con nitidez en el Cerro de la Popa; todo se lo debemos a la creativa semántica twitteriana de Varito.
Seguir leyendo

El violador de los derechos de los borrachos

julio 18 de 2017
No me imagino al cartagenero Edelberto Geles, más conocido como El Cuchilla, contando su famoso chiste El Violador de Borrachos y aclarándonos que el victimario no accedía carnalmente a su presa sino que la violación se limitaba a vulnerar algún otro derecho. El chiste perdería toda la gracia y las rechiflas serían tan fuertes en el Parque Centenario, auditorio predilecto del humorista, que se escucharían con nitidez en el Cerro de la Popa; todo se lo debemos a la creativa semántica twitteriana de Varito.
Seguir leyendo

El insulto mas barato

julio 15 de 2017
Un fantasma persiste en el mundo; esta paráfrasis de las primeras líneas del Manifiesto Comunista no es sobre comunismo, sino sobre Adolfo Hitler. Hace 72 años de su muerte, y la mera mención de su nombre infunde temor en los corazones de quienes discuten y detiene el debate. Ya en 1989, en los comienzos del internet, el abogado Mike Goodwin había captado algo en las discusiones en USENET y enunció lo siguiente: “A medida que una discusión en línea se alarga, la probabilidad de que aparezca una comparación en la que se mencione a Hitler o a los nazis tiende a uno”.
Seguir leyendo

La corrupción: ese enemigo íntimo

julio 12 de 2017
Pareciera que, con resignación y tristeza, debemos otorgar la razón al político francés Joseph Fouché cuando dijo: “Todo hombre tiene su precio, lo que hace falta es saber cuál es”. La frase lanzada hace más de 200 años tiene toda la vigencia en estos días, en los que desfilan múltiples casos de corrupción ante nuestros ojos imperturbables. ¿Será que la corrupción en Chibchombia es un mal que aqueja sólo a la clase política?
Seguir leyendo