Dos cuentos

febrero 22 de 2017
INFORME SOBRE MIOPES Resulta alarmante el alto índice de miopía que se registra por este tiempo entre los habitantes de la ciudad. Cuánto quisiéramos que fuera sólo literalmente, pero lo cierto es que la gente de esta villa “no ve más allá de sus narices”. Y lo que más preocupa a las autoridades es que el hecho ha provocado, por igual, una creciente ola de monotonía, de cruel y atroz tedio en nuestros conciudadanos. O sea que la gente –– según las frías estadísticas –– está pereciendo a causa de un mal que, una vez instalado en el cuerpo, y sobre todo en el alma de un ser humano, trae letales consecuencias: el aburrimiento.
Seguir leyendo

Tenderly

junio 06 de 2016
Por Nicolás Muñoz/ Este parece ser el hombre más interesante del mundo. Habría que mirarle nada más ahora para hacerse la imagen. Aquí, en su sala, contemplando por un momento lo que ha sido su vida. Qué cantidad de cosas, qué cantidad de libros. Estira una mano con un movimiento de autómata. Entre todas las porcelanas y cachivaches agarra el objeto que aparenta más edad. Se podría adivinar, siendo éste una cajita musical, que fue la primera pieza de su masiva colección. Sin embargo no la detalla de tal modo. La ve como si mirase al vacío. Le da cuerda sin afán. La acerca. Al empezar la melodía se percibe en él aún más quietud. Mientras escucha la va mirando cada vez más de cerca, entrecerrando más los ojos. Algo trata de recordar, pero…
Seguir leyendo

Vengan por su hija

mayo 19 de 2016
Por Jeisson G. Ospina/ Como no pudo concentrarse se guardó el pene y cambió de canal. Subió nuevamente el volumen del televisor. Hacía rato que su novia roncaba como poseída por un espíritu, vuelta hacia la pared. Afuera había dejado de llover pero eso no tenía nada que ver con él. Tampoco pensaba salir esa noche. Tras una ronda de canales se detuvo en la imagen de un hombre blanco con afro: tenía remangada la camisa; era de color azul celeste con líneas que bajaban hasta metérsele en el jean. Sostenía una paleta de óleos; posaba para las cámaras sonriendo dentro de una canosa barba sin afeitar.
Seguir leyendo