Todos los nombres (I): Yo no me llamo Javuer

mayo 24 de 2016
Conoces el nombre que te dieron, no conoces el nombre que tienes José Saramago   Quien lea el título de este texto pensará que se trata de la canción del grupo de rock en español Los Toreros Muertos y que hay un error tipográfico en el mismo. Se equivoca. A pesar de no ser primo del Sha de Persia ni tener un Porsche en la puerta, no dejo de sentirme un bienaventurado. Por obra y gracia del Espíritú Santo yo no me llamo Javuer García Gómez.
Seguir leyendo

Los golpistas que no aman a las mujeres

mayo 16 de 2016
En Brasil estamos frente a un golpe de Estado. Le llegó la hora a Dilma Rouseff, como ya le había llegado a otros recientes gobiernos de la izquierda latinoamericana: Hugo Chávez en Venezuela, Manuel Zelaya en Honduras y Fernando Lugo en Paraguay. Con la excepción del sufrido por Chávez en Abril del 2002 se podría decir que han quedado atrás los derrocamientos acompañados de vozarrones castrenses y pistolas escupiendo por los aires. Los golpes de Estado, en esta era digital, están vestidos de falsos trajes democráticos.
Seguir leyendo

La apuesta del Leicester

mayo 10 de 2016
¿Cómo no se te pone la piel de gallina al escuchar a Andrea Bocelli, el tenor italiano, cantar la bellísima ópera Nessum Dorma en homenaje a este Leicester, campeón de la Liga Inglesa? ¿Cómo no emocionarse mientras su goleador, James Richard Vardy, alza la copa de la victoria?. ¿Cómo no conmoverse con el llanto de su técnico Claudio Ranieri? ¿Cómo no envidiar a esa incondicional hinchada, entregada sin restricciones a sus héroes?
Seguir leyendo

Maduro y el Partido del Batey

mayo 03 de 2016
A mí me llaman el negrito del batey porque el trabajo para mí es un enemigo el trabajar yo se lo dejo todo al buey porque el trabajo lo hizo Dios como castigo. La semana pasada Nicolás Maduro Moros logró traducir en ley lo que era un secreto a voces: es suficiente con que los funcionarios públicos en Venezuela trabajen dos días a la semana. ¡Para lo que hacen! Gracias a la iniciativa progresista del compañero Nicolás he decidido fundar el Partido Internacional del Batey, PIB; y, para parir a la criatura, no pude haber encontrado fecha más hermosa y afortunada que el Primero de Mayo.
Seguir leyendo

El abogado del Diablo.

abril 20 de 2016
Si hace cinco o diez años alguien me hubiera dicho que terminaría de defensor de Santos en alguna materia, seguro me le hubiera reído en la cara, y ese insulto no se hubiera quedado así. Ahora no es que me haya caído del caballo, ni visto la luz del camino a ningún Damasco (ni saboreado ninguna deliciosa mermelada patria). Para mí Santos sigue teniendo el apellido muy mal puesto, sin género de dudas, pero eso no me impide comprender la necesidad histórica de defender con uñas y dientes, con alma y corazón, el actual Proceso de Paz. Los amigos que antes me vieron así y ahora me ven asá no ahorran mofas y epítetos burlescos. Uno de ellos, muy católico y conservador, el otro día me tildó de “¡abogado del diablo!”.
Seguir leyendo

Márquez y Cepeda nos hacen conejo

febrero 21 de 2016
Supuestamente el 23 de marzo se firmará el acuerdo en la Habana. Sin embargo, pareciera que la izquierda colombiana, la democrática y la insurgente, no tuviera noción de la cita histórica a la que se enfrentan. Los hechos de esta semana nos llevan a pensar que los Ivanes -Márquez y Cepeda-  hubiesen jurado boicotear el plebiscito que refrendaría el proceso. Quizá se lo propusieron de año nuevo. Si me lo hubieran preguntado les hubiera recomendado mejor pagar un año en el Bodytech y combatir esos kilos de más que a ambos se les notan.
Seguir leyendo

Nostalgia de Poncho

febrero 14 de 2016
Eran tiempos de dormir atrincherado en el sofá. Me encontraba perennemente amenazado por convivencia y, con una frecuencia inusitada, se me advertía que me iba a quedar solo, solito; mi tabla de salvación era aceptar las condiciones de un armisticio desventajoso más parecido a una renuncia a la vida, un sometimiento a esclavitud. Día tras día, y no a lo Cepeda, la madre de mis dos hijos mayores me decía que iba a coger otro camino, que ya no me aguantaba más; no pido absolución: en esos días no me soportaba ni yo mismo. Un día de lucidez y valentía, seguramente en temple, al escuchar la advertencia de abandono, la sangre guajira de mis ancestros pronunció aquellas palabras del gran Poncho Cotes Jr.: “¡Que sea seguro!". Se equivocó, grabada por los Hermanos Zuleta, fue la banda sonora del proceso de separación de mi primer matrimonio.
Seguir leyendo