Del Arauca vibrador

septiembre 11 de 2015
Para Marjorie, mi última amiga venezolana “Nací en 1881, en un imperio grande y poderoso, la monarquía de los Habsburgos, pero no se molesten en buscarlo en el mapa: ha sido borrado sin dejar rastro” Stefan Zweig, El mundo del ayer Si me pongo estricto con mis relaciones familiares, tengo 9 primos, 8 de ellos venezolanos. De tal manera que el matrimonio de mis tías marcó desde niño mi relación con Venezuela. Así, cuando llegaba noviembre, se organizaba el viaje de fin de año de los primos barranquilleros a Caracas, en esos tiempos de la Venezuela Saudita cuando el petróleo andaba por las nubes y el país se embarcaba en faraónicos proyectos al compás del dinero que alcanzaba para todo.
Seguir leyendo

Nuestros Babbitts

septiembre 04 de 2015
Babbitt es el título de una novela de Sinclair Lewis, escritor norteamericano nacido en 1885 y fallecido en 1951, adscrito a la corriente naturalista. Su obra hoy divide a la crítica. Por un lado, le reprochan su estilo de un realismo casi periodístico, con poca capacidad artística y creativa. Otros, sin embargo, ven valores perdurables en su capacidad de sátira, los vigorosos personajes que creó y sus retratos de la sociedad norteamericana, con sus virtudes y vicios, que han generado escuela por su enfoque moral. Los puntillosos historiadores señalan que fue el primer escritor norteamericano ganador del Premio Nobel de Literatura, en 1930, y aunque su obra palidece frente a nombres como William Faulkner, John Updike (tal vez el que más lo influenció), Philip Roth, Hemingway y varios más, al leerla, sus personajes conservan un vigor único.
Seguir leyendo

Pobreza pequeña y economía

agosto 28 de 2015
Cuando el fallo de la Corte de La Haya, que terminó entregando a Nicaragua una parte de mar de San Andrés que creíamos nuestra, el Presidente Santos, preocupado por la situación presentada, salió en televisión informando que entregaría un subsidio en dinero por 6 meses a los pescadores artesanales por la pérdida del mar, mientras el gobierno generaba alternativas. Al final, dos años después del fallo, esta medida se reveló inútil y los pescadores prefirieron dejar de trabajar (era menos riesgoso quedarse en casa). Hoy la pesca artesanal e industrial es casi inexistente y San Andrés busca alternativas diferentes a la pesca para salir adelante. Ello sin contar las habituales denuncias de avivatos que se dijeron pescadores artesanales y se incluyeron en las listas sin serlo para obtener el subsidio.
Seguir leyendo