Cara de piña ha muerto

junio 03 de 2017
Si alguna contribución cultural tiene la vida de Manuel Antonio Noriega, es haber servido de modelo a la imagen del dictador latinoamericano corrupto en el cine: desde el depuesto dictador Ramón Esperanza, en Duro de Matar 2, interpretado por Franco Nero, pasando por el villano M. Bison de la película Street Fighter, la última batalla, al que dio vida el puertorriqueño Raúl Julia, hasta el caricaturesco Alphonse Simms, con sus gorras alzadas para parecer más alto, en la comedia Luna sobre Parador, entre otras películas. E incluso, el haber inspirado también un personaje del video Call of Duty: “Cara de Piña”.
Seguir leyendo

El traje de Mark Zuckerberg

mayo 10 de 2017
Tengo una relación ambivalente con el Facebook. Lo amo porque me ha permitido conocer gente maravillosa, pero también se me hace detestable. Siempre hay cosas que hacen odioso el Facebook. De las peores es la eterna tendencia a la autoexpresión de aquellas personas que no tienen nada que memorable para decir. Aún peor es el estímulo que brinda a aquellos que prefieren ser conocidos como monstruos: las historias de asesinatos, violaciones o el ahorcamiento de un bebe por su padre para deleite del autor y de los espectadores ávidos de historias llenas de morbo. Pero esa no es la razón fundamental de mi odio.
Seguir leyendo

Juzgo, luego soy

abril 22 de 2017
Una leve mirada a los aconteceres diarios eriza la piel y comprime el alma. Más aún si es en las redes sociales: una imaginaria reunión social entre personas importantes deviene en una catarata de dimes, diretes, memes, ofensas, reproches, represalias, manifestaciones entre las partes: Que sí, que no, que sí pero, que tal vez, que no fue pero fue, etc. Una mujer escribe un tuit desafortunado y voces se alzan pidiendo su renuncia del medio en el cual colabora; de nada valen las explicaciones, se ha cometido un delito imperdonable. Una condecoración a un cantante se convierte en una diatriba contra una sociedad, acusaciones de machismo, chistes, politiquería barata, y hasta paramilitarismo. La foto inocente de un hombre y una niña se convierte en una acusación de pedofilia. Todo en una mezcla de silencio de los que tienen que explicar su acusación, el uso del vaguedades como justificación del tipo: “Debe ser que…”, “Es que…”, “Yo creo que…”, “Mejor que…”; y al final, la evasión de los que tienen que probar las acusaciones. Olvidamos que, en la justicia, el acusado no tiene que demostrar que es culpable. En las redes, en muchas ocasiones, esto se invierte.
Seguir leyendo

El equivocado arte de despreciar a los políticos

abril 15 de 2017
El desprecio y el resentimiento (este último disfrazado de desprecio) por nuestros políticos, aunque en gran medida justificado, es peligroso. Es habitual leer en las redes mensajes del tipo “Todos los políticos son iguales”, “La política es asunto de gente corrupta”, y mi favorita: “No voto, porque todos los candidatos son lo mismo, solo cambiamos el que va a robar”. Dejando de lado estas efusiones extremas, la política por momentos parece una profesión en la cual un grupo de personas con iniciativa, pero sin talento para los negocios, pueden hacer fortuna y ser importante para el resto de su vida. Una misteriosa mezcla no del todo afortunada de talento, servicio público y ambición. En eso se parecen todos los políticos.
Seguir leyendo

No en mi barrio

abril 01 de 2017
6165 Votos por el No, 76 votos por el Sí. Ese fue el resultado de la consulta popular del pasado domingo 26 de marzo en Cajamarca, Tolima, en el cual los habitantes del municipio rechazaron la posibilidad de que se realicen allí proyectos mineros. Se rechazó, pues, sin mencionarlo explícitamente, el proyecto de la mina de oro La Colosa, cuya titularidad pertenece a la multinacional sudafricana Anglo Gold Ashanti. En las redes sociales los ambientalistas festejaron: “Un triunfo del agua sobre el oro”, “Un pueblo valiente y digno abre el camino”.
Seguir leyendo