El padre que no me conoció

junio 19 de 2016
Por Diana Forero/ Se acerca esa fecha temida y no sé de qué manera comportarme con el padre que no tuve. Este 19 de junio se celebra en buena parte del mundo el Día del Padre, y para mí, que no tuve uno, suele ser una fecha desconcertante. Ignoro qué se siente o qué debería sentirse, pues mi vida ha sido, en resumen, la desconexión familiar sustentada en la soledad y el abandono. Salvando, claro está, mi infancia y una parte de la adolescencia, en que viví con los abuelos maternos y aprendí el significado de la familia extensa: tíos, primos, y etcéteras, que nunca pretendieron ni pudieron suplir el vacío sempiterno de una familia nuclear inexistente. Sin desconocer el oportuno salvavidas que configuraron los abuelos en el naufragio de mi vida, crecí sola, aunque rodeada de gente.
Seguir leyendo

¿Estamos mamados en Colombia de los narradores de fútbol de la TV?

junio 16 de 2016
Tomado del muro de Andrés Salcedo/ Llueven por estos días las críticas a los narradores de fútbol que transmiten la Copa América por los dos canales privados. Muchos hablan de la necesidad de eliminar la figura del narrador televisivo, entre ellos mis colegas Héctor Mora y Ed Hozmann. Proponen dejar las imágenes limpias con ocasionales intervenciones del comentarista.
Seguir leyendo

La generación del ala’e pollo

junio 13 de 2016
Por Felix Haydar/ Los de mi generación crecimos en una sociedad convulsa, fuimos el fusible entre los conservadores días de la virginidad ,y los modernos tiempos del matrimonio gay. Vivimos ‘ensanduchados’ entre nuestros hijos que nacen manejando un iPad, y nuestros padres que a duras penas saben usar el cajero automático. Nos tocó adaptarnos al PC, al iPhone, a la globalización y a la internet. Crecimos cuando Escobar no era una inofensiva novela de televisión. Nos educaron entre el moralismo de casa y el mensaje traqueto de la sociedad.
Seguir leyendo

¿Qué más quieren de nosotros?

junio 13 de 2016
Tomado del muro de John William Archbold/ Cuando tenía 18 años y me introducía en el mundo de la rumba gay tenía muchos temores: encontrarme un conocido, que mi mamá se enterara, se apareciera en la puerta en la disco y me sacara a chancletazos, y aunque no me lo crean, mi extrema paranoia contempló la posibilidad de que se apareciera un loco homófobo que quemara el lugar o disparara contra los presentes. Bueno, creo que con lo que acaba de suceder en Orlando queda claro que mis temores no eran del todo infundados, y si algo así sucede en un país que se supone con mayores aperturas en sus imaginarios, es un milagro que no haya ocurrido algo terrible por estos lares.
Seguir leyendo

La reivindicación de Daneri

junio 12 de 2016
Por Alberto Zelaya/ Hace unos años el pleito entre los escritores argentinos Ricardo Piglia y Gustavo Nielsen, se convirtió en el tema obligado de los cenáculos literarios porteños. El motivo del conflicto fue la falta de trasparencia en el concurso de novela convocado por la Editorial Planeta en 1997, en el cual resultó ganador Piglia. El proceso judicial concluyó con un fallo de la Corte Suprema de Justicia, que obligó a éste y a Editorial Planeta pagar a Nielsen una indemnización de diez mil pesos por haber amañado el concurso. Ricardo Piglia, a quien se lo cree un partícipe involuntario del episodio, en lugar de pedir las excusas del caso, denostó a Nielsen comparándolo con Carlos Argentino Daneri, ese poeta engolado y ampuloso que le franquea a Borges el acceso al aleph. Después de la publicación de este cuento en 1949, el nombre de Daneri quedó grabado en el imaginario argentino como el paradigma de un mal escritor. Sin embargo, hubo alguien que lo reivindicó con razones muy valederas. Trataré de contar la historia tal como la recuerdo hoy, treinta años después.
Seguir leyendo

Medellín, el Bután colombiano

junio 06 de 2016
Por Alejandro Arcila Jiménez/ Hoy, el Plan de Desarrollo Municipal 2016 – 2019, presentado al Concejo de Medellín por el Alcalde Federico Gutiérrez, pretende hacer del Índice de Felicidad Integral uno de los indicadores principales de la gestión de su gobierno. Dicha iniciativa se ha presentado como una de sus apuestas más revolucionarias: “medir la felicidad de los ciudadanos de Medellín”; sin embargo no parece nada diferente del viejo y desgastado dicho de “El país más feliz del mundo”.
Seguir leyendo