Por Andrés Cotamo Márquez.

Barranquilla, en esencia, es una ciudad de esquinas de viernes a domingo. La cultura con el tiempo nos ha creado un abismo entre el movimiento de bares y discotecas y el de las tiendas, estaderos, y la mutación entre estos dos. El renovado auge discotequero está muy lejos de acabar con la costumbre esquinera; a vuelo de pájaro podríamos decir que una tienda de tradición en esta ciudad logra tener el doble de clientela que una discoteca, y si nos remitimos a estaderos, la batalla en cifras es inútil.


Hoy, como homenaje a esos sitios que alimentan la felicidad, ofrezco este top que no es más que el motivo del zapateo y sonsoneo de voces y aplausos del público salsero y verbenero de mi ciudad.

  1. Echao Pa Lante – Joe Arroyo y Su Orquesta La Verdad.
Del sensacional Joe Arroyo presentamos esta canción que demuestra la versatibilidad de nuestro cantante de siempre, capaz de deslizarse entre el estadero y la discoteca, sonando en todos lados con su género universal.
 
  1. Los Cuatro Pesos – Orquesta Broadway.
Zervigon como de costumbre, presente en la charanga esquinera impuesta desde siempre. Una mezcla de sonidos armónicos con el toque antillano nunca extraviado, trae el himno del que reclama sus 4 pesos, la auditoría hecha canción.
 
  1. Las Lomas De Mi Isla – Pachapo y su Tumbao.
Esta particular canción es tendera, estadera y barrial. Es una melodía infaltable, tiene una sonoridad que preserva cada uno de los elementos de la salsa, trae consigo el poder de la voz del gran “Pachapo”, líder de la orquesta que lleva su nombre, y vaya si tiene un tumbao.
 
  1. Zenaba – Theo Blaise Kounkou and Lokassa.
Entre los temas derrochadores de energía en cualquier pista de baile, esquina, patio o terraza, está el popular “Zenaba”, interpretada por la orquesta de Theo Blaise, que hace parte de los bien llamados “Verbeneros”, que son esas canciones bailadas y sonadas en las “K-Z’s” de antaño. Todas con una esencia y naturaleza africana, en ocasiones de grupos franceses, haitianos y hasta Colombianos, han explotado este brazo de la mamá Africa.
 
  1. A Mayagüez – Orquesta Tentación.
Esta melodía inicia con una invitación al Mayagüez querido de la Orquesta Tentación; al avanzar notamos que la clave se sobrepone en la armonía con que hoy nos deleitamos.
 
  1. Montuno en New York – Orquesta Amistad.
Orquesta Amistad es producto de la desintegración de la famosa Dimensión Latina, al frente de ella se encontraban “Naty” Martínez, Tito Gómez y Rodrigo Mendoza. Queda claro con esta canción que “en Nueva York se goza el son montuno”.
 
  1. Adelante – King Nando.
Al escuchar usted comprenderá cómo se pasa del despecho al Cumbancheo en algo más de 4 minutos. Incita al olvido. King Nando, “El solitario”, imprime un sabor inigualable, ideal para tirar pases, pero siempre tirando… ADELANTE.
 
  1. Oriza – La Conspiración.
Aquí Miguel Quintana nos regala una de sus mejores piezas. Sabrosura en pote. Ernie Agosto es el director de la orquesta.
 
  1. Montuneando – Ralph Robles.
Salsa para conocedores, para el que baila solo, para el que escucha en el bordillo. Ralph Robles presenta un éxito de antaño para caderear. Salsa de verdá, verdá.
 
  1. Salsa Tropical – Orquesta Capri.
Salsa tropical es a la cultura esquinera lo que es el chinchorro para La Guajira: típica entre típicas. En la voz de Dukie González suena este himno caribeño con uno de los coros más costosos de la salsa: Ismael Quintana, Adalberto Santiago y Vitín Avilés, voces insignias del género haciendo arte y sabor al ras de un micrófono.

Estas 10 canciones no son sino una clasificación arbitraria, necia y producto de unas frías al son de un turbo en un barrio cualquiera en Barranquilla, un sitio que aviva el alma, un paraíso en donde el espíritu se separa de todo y se junta con las palmeras y los arboles de mango. Este top es un secreto a voces entre los borrachos empedernidos de cada estadero de cualquier lugar aleatorio donde uno se enamore de esta vida.

(Imagen tomada de http://zachary-jones.com/)