CHARLES

Marzo de 1967. Un hombre de 33 años sale de la cárcel. Protesta indignado porque “lo echan de su casa”. No le falta razón. Ha pasado 17 años en orfanatos, reformatorios y cárceles. Se dice que su madre lo cambió por unas cervezas cuando era bebé, que odia a los negros, que lo han violado varias veces, y que es consumidor contumaz de drogas. Realmente se ha casado dos veces, tiene dos hijos por los que no ve, y ha sido encarcelado por ladrón, vagabundo, vendedor de droga y cheques falsos. En la cárcel lee mucho sobre esoterismo, religión y cienciología, pero sobre todo, gracias a una guitarra que le ha enseñado a tocar Alvin Karpis, cree que tiene talento para la música. Se resiste a salir, pero es liberado. Pasa unos meses vagando, y un día, sentado en un café, oye a Scott McKenzie cantar “If you going to San Francisco….” . Toma pues, camino a California, en busca de una oportunidad en la música.


SHARON
Marzo de 1967. La revista Playboy publica una serie de fotogramas en los que anuncia que este “será el año de Sharon”. Parece que la vida le sonríe a esta rubia de Texas que aún no ha cumplido los 25 años. Hija mayor de un oficial de la Fuerza Aérea, los continuos desplazamientos de su padre por su trabajo crean en ella una sensación de desarraigo. Se acomoda a todo, pero no se siente a gusto. Sin embargo, su belleza clásica le abre las puertas de diferentes concursos de belleza, y luego de la televisión y el cine. Una combinación de suerte, intriga y quizá favores, la hacen ascender lentamente. Pese a viajar, conocer gente de mundo, actuar en películas internacionales, dominar el italiano, se sigue sintiendo una chica de pueblo. Cae fascinada por el encanto que le produce el sofisticado y mundano director franco-polaco Roman Polanski, con quien inicia un romance. Polanski, pese a las dudas sobre su talento actoral, le da el papel femenino principal en El Baile de los vampiros. El éxito de esta cinta lleva a Roman a Hollywood, llevándose a su mujer, quien protagonizaría con mayor éxito El Valle de las muñecas.
CHARLES
Mayo de 1967. Charles llega a Berkeley, California. Pronto su labia y encanto seducen a una muchacha poco agraciada que trabaja de bibliotecaria; será la primera de una serie de mujeres que caerán bajo su hechizo: jóvenes entre los 14 y 20 años, de clase media, blancas, de pechos pequeños, rubias o pelirrojas, que buscan algo diferente al hipismo en boga, para contrarrestar las reprimidas vidas en las que han sido educadas. Pronto se convierten en un grupo al que llaman La Familia, en el cual llevan un estilo de vida alternativo, donde las drogas y el amor libre son permitidos. Al final no dejan de ser mendigos que viven de las basuras, los pequeños robos, la prostitución y venta de drogas. El grupo crece, y para mantener el control, pronto Charles se proclama gurú, e indica que tiene contacto telepático con los Beatles y su música, y que es un profeta y líder semidivino. Pero no olvida la música. En ese lugar donde las convenciones sociales no importan, a mediados de 1968 conoce a Dennis Wilson, del grupo de los Beach Boys, quien muestra algún interés por los intentos de Charles, y lo presenta al productor musical Terry Melcher. Melcher, pese a un entusiasmo inicial, pronto se desentiende de este mediocre músico hippie, casi harapiento. Lo invita una vez a su casa en 10050 Cielo Drive, pero al final no quedan en nada, para furia de Manson, que además tiene mayores dificultades para mantener el control de La Familia.
SHARON
Enero de 1968. La película el Valle de las muñecas es un éxito de taquilla, y da a conocer al público americano a la actriz que encarna a Jennifer North, una pueblerina muñeca rota de escaso talento actoral que sueña con triunfar en el espectáculo; parece un velado calco de la vida de Sharon, quien recibe una nominación para el Globo de Oro. Se casa, además, con Roman, pese a las crecientes dificultades que existen en la relación, por las constantes infidelidades de este, los viajes y el deseo de Sharon de llevar una vida doméstica clásica.
CHARLES
La creciente tensión social en EE. UU., luego de los asesinatos de Martin Luther King Jr, y Robert Kennedy, en 1968, aumenta la paranoia latente de Charles. Luego de deambular por varios ranchos, se establece en el desierto, proclamando que una guerra racial esta próxima, que la agitación social había sido anunciada por los Beatles, en particular en el Helter Skelter. En febrero de 1969 Manson viaja a la residencia de Melcher, en el 10050 de Cielo Drive, pero este no la habita ya. Decepcionado, furibundo por lo que cree un engaño, vuelve con La Familia al Rancho Spahn, donde anuncia que es necesario iniciar el apocalipsis, el cual llama, el Helter Skelter.
SHARON
En enero de 1969. Sharon descubre que esta embarazada, lo cual produce una mezcla de sentimientos de emoción y decepción. Roman, para su sorpresa, no desea que el niño nazca, aumentando la fricción en el matrimonio. Con el embarazo, además ella debe hacer una pausa en su carrera actoral. Con el tiempo, sin embargo, Roman acepta su paternidad y la pareja espera con ilusión al bebé. Roman viaja a Londres a preparar una película que se llamará El día del delfín. No la terminará.
CHARLES
En junio, Charles anuncia a La Familia cómo iniciar el apocalipsis, el Helter Skelter, una revolución donde los negros iniciarían una guerra racial. El 25 de julio asesinan a un músico llamado Gary Hinman, como ensayo. Finalmente, el 8 de agosto, Manson envía a cuatro miembros del grupo, tres mujeres y un hombre, al 10050 de Cielo Drive, con la orden de asesinar a todos los que estuvieran presentes. El grupo cumpliría sus órdenes, pero a Charles le pareció una chapuza el trabajo.
 
SHARON – 10050 CIELO DRIVE 8 DE AGOSTO DE 1969
Con 8 meses y medio de embarazo, la actriz Sharon Tate ha invitado a un grupo de tres amigos a una pequeña reunión esa noche. No está de buen ánimo; Roman, pese a su promesa de volver para el nacimiento del niño, sigue retrasando su regreso de Londres. Sospecha de una infidelidad, pero calla. Su hermana pequeña la llama para pedir quedarse con ella. Sharon dice que no. La compañía de un antiguo admirador, Jay Sebring, Abigail Folger y su novio Wojcech Frykowski, no consigue distraerla de sus preocupaciones. La velada pronto será interrumpida, y lo que sucedió ha entrado a formar parte de la leyenda. Lo único cierto es que el 9 de agosto todos ellos estarían muertos, la sociedad americana reaccionaría horrorizada, y el movimiento hippie perdería su inocencia.
EPILOGO INFELIZ
Ocurriría también el asesinato de dos personas más, el matrimonio LaBianca, pero la atención causada por los crímenes de la mansión Polanski llevó a la policía a resolver el caso en tiempo récord, y arrestar a los miembros de lo que se conocería luego como El clan Manson. Charles Manson, junto con varios miembros más serian condenados a muerte por los asesinatos Tate-La Bianca. Al derogar la pena de muerte el estado de California, serían condenados a reclusión perpetua. En la cárcel, Manson sería agredido con ácido por un Hare Krishna que le produjo quemaduras en el 20 % de su cuerpo. Con los años se volvió objeto de culto, y nuestra fascinación por los asesinos sería su vehículo para continuar llamando la atención. Murió el pasado 18 de noviembre, a los 83 años. Pasó casi 64 años en cárceles. Adorado por una corte de seguidores fieles, nunca mostró arrepentimiento por los asesinatos.
Roman quedó muy afectado por la muerte de Sharon; reconoció gallardamente que no la había valorado lo suficiente: "Era preciosa. Posiblemente la mujer más bella del mundo. ¿Quién había escrito sobre lo buena que era?” Y luego le dedicó la película Tess, en 1979. Sería acusado en 1977 de violación de una menor; huyó de los Estados Unidos, y hoy no puede volver. La familia Tate se mantuvo vigilante de que los culpables cumplieran a cabalidad sus condenas. Alguna vez se organizó una exposición de fotos de Sharon Tate. En ellas, las voces de admiración por su belleza fueron acompañadas por la misma pregunta murmullo: “¿No fue ella la que tuvo un final trágico?
 
(Imagen tomada de www.vanityfair.com)