Por David Bustamante

Deambula por ahí un cuento titulado Mi hija la de izquierda –con el cual me topé hace unos días– cuyo autor pretendió adjudicar al comunismo el mecanismo económico natural del capitalismo. ¿Ingenuidad o conveniencia? (Lea el cuento aquí y continúe la lectura en el siguiente párrafo).

El padre sugiere a la hija conceder una parte de su nota en beneficio de su compañera, creyendo ilustrar así ´la distribución equitativa de la riqueza´ (o comunismo). Pero se le olvida, ingenua o convenientemente, que su hija no ha obtenido el logro de sus notas a costa del trabajo de su amiga. Es decir, nada le ha robado a ésta como para que a aquélla le corresponda hacer distribuciones, reivindicaciones. Es ésta la que pretende robarle a ella y graduarse a expensas de su esfuerzo. La lógica que emplea difícilmente cuaja con la lógica marxista, es decir, no puede –porque es naturalmente imposible– adjudicarla a “la plusvalía que mueve el mundo” (como solía decir el musicólogo y escritor cubano Alejo Carpentier). Ella se define como el valor (x) que el trabajador u obrero crea por encima del valor (y) de su fuerza de trabajo (salario) y ocurre cuando transforma la materia prima sobre la cual trabaja. La diferencia entre X y Y se conoce como plusvalía. Me explico:

De unos troncos se hacen tablas, de unas tablas se hacen sillas y muebles. Si los troncos tienen un valor monetario, al pasar por el aserradero adquieren uno mayor tras su conversión en tablas y posteriormente en muebles finos. La materia prima adquiere un valor cada vez mayor en la medida en que sufre una transformación. Se trata del valor que el trabajo no pagado del obrero crea por encima del valor de su fuerza de trabajo (salario) y del que se apropia gratuitamente el patrón o amo. Lo mismo sucede en la agricultura y en las demás formas de producción de bienes y servicios (a excepción de algunos) en una sociedad industrial. ¿Quién es el responsable? La clase trabajadora: el obrero, el trabajador, el agricultor, el campesino, el empleado, en fin, quien no recibe las ganancias de su producto sino el empleador que se hace con ellas injusta pero legalmente (sistema capitalista). Ocurre también en los medios de comunicación. ¿Quién produce las noticias, los reportajes y las columnas de opinión? ¿Quién sale a documentar las circunstancias de modo, tiempo y lugar de un hecho en particular? ¿El editor, el director? El primero explota al segundo y el segundo a los demás (sin darse cuenta de la lógica económica antes expuesta, a excepción del dueño del medio). ¿Quién vive de quién ahora?

El cúmulo de capital se hace de este modo y se duplica o triplica según se recorte la fuerza de trabajo o se amplíe la jornada laboral (véase La riqueza de las naciones de Adam Smith, obra publicada en 1776). De ahí que la revista financiera estadounidense Forbes declarara el 19 de enero de 2015 que pronto solamente el 1% de la población mundial ostentará la riqueza. Como siempre ha sido, solo que la realidad se recrudece cada vez más con la oleada del neoliberalismo económico (capitalismo a ultranza).

A esto refería el cantautor y escritor argentino Atahualpa Yupanqui (1908-1992) cuando compuso: “El trabajo es cosa buena; es lo mejor de la vida; uno trabaja de trueno; y es para otros la llovida”. O Miguel de Cervantes Saavedra (1547-1616) cuando en la primera página del Capítulo XI del Primer Tomo de Don Quijote escribió (refiriéndose a la Edad de Oro): “Dichosa edad y siglos dichosos aquellos a quien los antiguos pusieron los nombres de dorados […] porque entonces los que en ella vivían ignoraban estas dos palabras de ´tuyo´ y ´mío´; eran en aquella santa edad todas las cosas comunes” (rechazando el concepto de propiedad privada bajo el modelo económico capitalista incipiente: el feudalismo). O Jesucristo cuando incurrió en cólera al ver cómo el templo judaico se convirtió en un mercado regido por la misma lógica y sentenció: “Cabe más un camello por el agujero de una aguja que un rico en el Reino de los Cielos” (Mateo 19;24). O la película Bicentennial Man (1999) cuando el ‘amo’ (aún bienintencionadamente) pretende vender los relojes y las artesanías creadas por las manos de Andrew (Robin Williams) y hacerse con las ganancias, hasta que la hija le explica que le corresponden a Andrew, así se trate de un robot (la forma del filme de representar a la clase trabajadora: como personas cosificadas por el sistema económico).

El cuento Mi hija la de izquierda no es sino una forma más de lavarse las manos y de tachar al comunista predicador de hipócrita insospechado. Una muestra del mismo oportunismo defendido por sofistas modernos empleando sofismas cojos de juicio universal: ‘Si querés predicar el comunismo mejor hacélo desde la distancia, al amparo de la sombra de un puente y cométe las uñas si el hambre se asoma, o la saliva si la sed, porque si tan bueno es el comunismo por qué no funciona y pare hambruna y miseria por doquier’, cuando es al revés: los países neoliberales (Estados Unidos y gran parte de América Latina y de África) son líderes en desigualdad, desempleo, corrupción y otros problemas de elevada trascendencia social y humana, mientras los socialistas (Cuba, Ecuador y Bolivia) o no neoliberales (Noruega, Suecia, Dinamarca, Finlandia e Islandia; Escandinavia en fin), no. Pero las lecturas almidonadas de David Held o de Tony Blair suelen distraernos tanto o más que los politólogos en general o que los medios como CNN, Fox News, RCN y Caracol, que buscan causar sensación en sus titulares, no comprensión de la historia, el porqué de las cosas.

Cuando hablan de la expropiación efectuada por la Revolución Cubana –es decir, de la confiscación de bienes a la clase social alta o privilegiada– ‘para Fidel y sus secuaces hacerse con ellos y en el proceso también convertirse en millonarios mientras el pueblo sufre’, no advierten que están hablando del contexto económico mundial, no de Cuba; de un modelo económico capitalista, no comunista. No lo advierten porque lo primero fue y sigue siendo lo que los grandes medios dicen del comunismo para no lesionar la imagen del capital privado. Si nos remontamos a la década del 60 en Cuba, tendríamos a la radio-pirata estadounidense SWAN infundiendo miedo a quienes se lanzaron al mar para luego no poder hacerse testigos de la mentira que les vendieron. (Como campaña de propaganda negra homóloga en el siglo XXI tenemos a la campaña del ‘No’ en Colombia). Por eso no extraña que Cuba se encuentre en las alturas morales del pensamiento del Papa Francisco, como también de las Naciones Unidas (especialmente de la UNICEF y la FAO).

Definitivamente el control político y la aprobación de sus acciones dependen casi únicamente del poderío de la comunicación de masas. No comprendemos o no queremos comprender la razón de cualquier forma de economía diferente (justa) porque, como del bloqueo económico, comercial y financiero (Cuba; octubre de 1960), también hacemos abstracción de otro concepto igualmente fundamental: la plusvalía o el plusvalor (socialismo científico de Karl Marx y Friedrich Engels, la base de la crítica al sistema capitalista). Ninguno quiere ceder nada (egoísmo) mientras salivan en misa el amor al prójimo. Por eso, en el fondo, las leyes de la moral cristiana (parábolas del evangelio) no le son atractivas a ninguno.

Colofón: El capitalismo tiene muchas fuentes y una de las más arraigadas es la que dicta: “No todos somos iguales”. Pero también hay otras: “Existen clases sociales superiores y, por ello, deben regir el mundo”. O, “La inteligencia suprema en los hombres es aquella capaz de construir todo aquello que le permita vivir en un nivel tan alto y separado de los demás; es decir, a la misma distancia que los separa su inteligencia, su ingenio y su astucia”. O, “Si Dios hubiera querido que todos fuéramos iguales nos habría dotado de la misma capacidad para producir dinero”. (Algo así como solo beneficiar de educación superior a los ‘pilos’ o de salud a los ‘saludables’.) Destacan estas entre las máximas más exculpatorias, es decir, con las cuales poder consolarse la conciencia y lavarse las manos simultáneamente, lavándoles el cerebro a los demás en el proceso.

@BustamanZuleta
donquijotebustamante.blogspot.com