La marcha de espaldas

agosto 09 de 2016
Colombia es un país tan disfuncional que aquí no marchamos por la libertad, menos por la igualdad y ni siquiera por la fraternidad, pilares de cualquier sociedad medianamente civilizada. Tampoco marchamos contra los males que nos carcomen, la corrupción, el sistema de salud o las falencias de nuestro sistema educativo nos tienen sin cuidado. Menos vamos a marchar por los derechos de un mariquita suicida como Sergio Urrego. Sin embargo, estamos como los boy scouts (siempre listos) para llenar de basura las redes sociales y armarnos una marcha contra la paz o ahora una contra la inclusión. Mientras Oscar Figueroa se vestía de oro en Brasil, en este país del Sagrado Corazón seguimos pelando el cobre con nuestra estrechez cerebral.
Seguir leyendo

La Caverna colombiana

agosto 04 de 2016
Dos noticias que sacudieron por estos días a la opinión pública colombiana me recordaron la célebre alegoría de La Caverna, que planteara Platón hace más de dos mil años. Haré un rápido repaso para quienes la han olvidado: unos hombres, desde su nacimiento, han sido atados y sus cabezas inmovilizadas en el fondo de una caverna, de modo que sólo pueden conocer el mundo exterior por medio de las sombras que se proyectan en la pared gracias a la luz de una hoguera que está siempre encendida a sus espaldas. La situación sigue así hasta que uno de ellos es liberado. Entonces éste sale de la caverna, ve el mundo tal como lo ven los que están afuera, con sus colores y sus formas, y regresa para contarles a sus antiguos compañeros de cautiverio las maravillas que ha visto, lo engañados que han estado todo el tiempo.
Seguir leyendo

Facebook no sirve para hablar

agosto 03 de 2016
Por supuesto que esto de estar conectados por obra y gracia de la tecnología tiene sus ventajas. Uno se entera, avisa, opina, discute, se burla, critica, pero sobre todo, se esconde. No hay nada más impune que una persona que dice algo sin dar la cara. Tal vez por eso es que millones de personas se atreven a la aventura de la expresión en internet. Ya no existe la prevención implicada en la exhibición, el control derivado del temor antiguo a los ojos del otro. Las redes sociales fomentan la multiplicación de los vociferantes. Las personas que se ocultan detrás de sus pantallas están, por primera vez, desinhibidas, seguras, valientes, y suponen que ese nuevo estado favorece el viejo arte de la conversación. Se equivocan.
Seguir leyendo

Zahra Azam y la vergüenza del honor

agosto 02 de 2016
Zahra Azam es un nombre de mujer, pero ella no es conocida por ser una popstar ni una modelo famosa, de esas bellezas embrujadas con mirada misteriosa que brotan en Oriente; tampoco por ir puntuando en el juego de Pokemon go; ni siquiera por destellar en el difícil arte de la danza del vientre. Zahra Azam era afgana y es la última víctima de la costumbre del pago de “deudas de honor”, que no es más que una de las variantes de la violencia de género. Zahra fue quemada en vida, junto con el hijo que germinaba en sus entrañas.
Seguir leyendo

El gran farsante

julio 30 de 2016
Cuanto más vivo pienso que más embaucamiento existe. A veces creo que eso de que la edad quita la ignorancia no es más que otra de las frases que repetimos para embaucarnos. De si esta percepción que tengo es un aumento real o simplemente un reflejo de una sensibilidad más aguda hacia ella, no estoy seguro. Siempre han existido los farsantes. Pero si se pudiera bañarse en un océano de patrañas, entonces eso es lo que yo -y, supongo, muchos otros- parecemos estar haciendo la mayor parte del tiempo en nuestra vida y en las redes sociales.
Seguir leyendo