Come muertos

febrero 26 de 2018
Del cine salí conmovida. “I, Tonya” logra eso, curucutearte las fibras, desacomodarte de la butaca. Incomodarte. ¿Qué diablos me pasó en esa sala mientras veía absorta la historia brutal de una ruina, de una debacle, el relato paso a paso del fin de la carrera de la patinadora profesional Tonya Harding a sus veinticuatro años? Luego de días de preguntármelo, lo descubrí: me sentí miserable porque yo también hice parte de la horda de caníbales. Ese año en el que a la Harding la acusaron de pretender sacar del camino a su eterna rival, Nancy Kerrigan, mandándole a romper una pierna, me sumé a la sociedad estadounidense que se ensañó con ella y que no descansó hasta verla tocar fondo. Y eso me lo hizo ver una película barata sin grandes efectos especiales ni escenarios extraordinarios.
Seguir leyendo

“Me too” silente

enero 28 de 2018
Como todos saben, Claudia Morales no solo afirmó que fue violada por uno de sus jefes, en su columna de opinión de El Espectador con fecha 19 de enero, sino que además desató con esa revelación un escándalo de padre y señor nuestro que traspasó en pocos días las fronteras colombianas y hasta las barreras del idioma español: el tema le ha dado la vuelta al mundo mojando prensa en inglés, en francés, en portugués. No dio el nombre de su victimario. Dijo que no lo haría jamás por temor, y porque sería su palabra contra la de “Él”, un personaje muy poderoso a quien nada lo toca; y porque, además, no confía en la justicia colombiana para resolver casos de violencia de género, especialmente luego de tantos años después de lo ocurrido, y sin pruebas o evidencias físicas que comprometan al culpable, pues solo cuenta con su testimonio y con su dolor.
Seguir leyendo

El espejo

diciembre 18 de 2017
En el que hoy me miro no es el mismo. El espejo de mi infancia tenía pecas marrones y lunares grandes y amarillentos en las esquinas, en los filos, como un papel al que le han quemado sus bordes. Ese afán de saber, de entender, de descifrar los silencios frente al cristal, de ahondar en mis grietas, en mis ranuras e imperfecciones, en mi cara y en mi cuerpo transformándose, mutando, me ha acompañado todos los días de mi vida. El espejo es el diario en el que consigno, paso a paso, la Metamorfosis de Kafka sin escribir ni una letra.
Seguir leyendo

Mala madre

junio 09 de 2017
Hace dos semanas se armó un zafarrancho en mi muro de Facebook porque reconocí públicamente y sin sonrojarme que mordí a mis hijos para enseñarles a no morder y que jamás dormí con ellos porque la práctica del colecho y de la crianza con apego me entra en reversa. Ambos posts despertaron pasiones encontradas. Unas voces a favor, otras en contra. Que cómo voy a impulsar la violencia intrafamiliar entre tantos seguidores, que el lenguaje tiene poder y debería medirme más a la hora de expresarme no sea que alguien se lo tome literal y le arranque un pedazo de cachete a su hijo, que eso de enseñar “ojo por ojo y diente por diente” es lo que nos tiene como estamos, que por eso somos vengativos…en fin, se armó un debate bastante interesante en el que me sacaron hasta los antecedentes de la Procuraduría.
Seguir leyendo

Burradas

mayo 05 de 2017
A Marco Fidel Ramírez, el ilustre “concejal de la familia”, como se autonombró el caballero hace meses, la musa de la genialidad no lo suelta. Por culpa de esa hada que le habla al oído -tal vez sea un ángel, quién sabe- el precandidato presidencial por los cristianos sale todos los meses con brillanteces que lo dejan a uno como Condorito. Su preocupación del mes pasado tenía que ver con “nuestros niños” y lo que deben o no deben ver en las salas de cine. Con la campaña #DisneyConMisHijosNoTeMetas se fue lanza en ristre contra el último estreno de la empresa del ratón más famoso y querido del mundo, el reencauche del clásico La Bella y La Bestia, pues para el señor era claro que la multinacional pretendía homosexualizar a los menores llenándoles la cabeza con contenido vulgar y pecaminoso. ¡Horror!
Seguir leyendo

Odiar a Santos: nuevo deporte nacional

abril 28 de 2017
Difícil resistirnos a la fórmula predecible, a echarle mano a los juegos de palabras involucrando semejante apellido de alcurnia para referirnos al presidente más detestado de la historia reciente de Colombia, Juan Manuel Santos. En este país místico, rezandero, en donde la camándula sigue teniendo su trono en la mesa de noche del ciudadano promedio, a este santo nadie le prende una vela. ¿Quién lo venera? ¿Tiene devotos? Los índices de favorabilidad indican que no le sale ni media con sus gobernados, que no importa qué logre ni cómo lo consiga ni cuántos reconocimientos, aplausos y distinciones obtenga en otras latitudes más educadas, aquí no le creemos ni la inicial de su primer nombre. De todos los santos, el que no tiene altar.
Seguir leyendo

Cuando huir también mata

abril 14 de 2017
A Claudia Rodríguez la secuestró y baleó su exesposo y padre de su bebé de un año en su lugar de trabajo en un centro comercial luego de una historia tipo “crónica de una muerte anunciada” en el que el sujeto repitió macabramente el mismo crimen por el que ya había pagado diez años de cárcel con anterioridad. A Paola Noreña la dejó gravemente herida su exnovio luego de acuchillarla en el pecho, el cuello y el rostro con toda la intención de quitarle la vida. Eso por nombrar solamente los dos casos más sonados ocurridos en Bogota durante esta semana que millones de creyentes llaman santa, casos en que unos machos alfa no soportaron convertirse en el ex de “sus mujeres”.
Seguir leyendo

Burla peligrosa

marzo 21 de 2017
Cada quien se protege a su manera en este mundo hiperconectado, en este mundo que no duerme, que no para, que se encogió gracias a la era digital. Las máscaras elegidas son de todo tipo. Duras, tiernas, dulces, grotescas, chistosas, superfluas, profundas. No es fácil desnudarse, mostrarse en pelota en esta galería en la que se nos convirtió la vida de la noche a la mañana. Ante la imposibilidad de escondernos, nos mimetizamos. Nos sabemos expuestos, vulnerables, y por eso es más lo que tapamos que lo que descubrimos. Detrás del insensible suele refugiarse un terrón de azúcar con miedo a derretirse. ¿Vemos lo que vemos, vemos a quien creemos estar viendo cuando chapoteamos en aguas ajenas? Las poses, las armas, las caretas, sirven para estar sin estar, para meter las narices y oler las porquerías sin ser manoseados de vuelta. Y en esta realidad ampliada algunos escudos son más efectivos que otros, ¿pero alguno más eficaz que la burla, que el sarcasmo?
Seguir leyendo

Amor en pausa

febrero 23 de 2017
Soy una sobreviviente. Estoy echando el cuento a pesar de que mi pediatra, cuando tenía dos años, sentenció que no llegaría ni a los diez por falla renal. Me radiaron, me dilataron, me torturaron, me hospitalizaron, me canalizaron una y mil veces en mi infancia. Y sin embargo, aquí sigo. He debido morir hace mucho, según ese pronóstico que se posó como un cuervo sobre los pelos de mi cabeza por largos años. Pero, contrario a los vaticinios apocalípticos, crecí, me desarrollé, me reproduje. De hija y hermana pasé a convertirme en esposa y madre. Toda una hazaña, dado mi historial de "debiluchez" crónica. Dos muchachitos salieron de mi vientre respirando, dos salieron amoratados, casi negros. Vida y muerte, caras de una misma moneda, ese círculo perfecto, esos puntos suspensivos...
Seguir leyendo