HISTORIA 1: LOS DECENTES

Electora: Buenos días, me da los votos para Senado y Cámara del Atlántico, junto con la consulta.

Jurado: Cómo no, ¿Cuál de las consultas?

Electora: La de la Izquierda, -y señala-.

Jurado: Aquí tiene.

La entrega y la mujer se retira al cubículo de votación, pomposo nombre para las cajas de cartón donde se supone que los ciudadanos ejercen de forma segura su derecho al voto. A los dos minutos la señora se acerca furibunda y resoplando a la mesa:

Electora: ¡Ustedes me están dando un tarjetón chimbo para la Cámara de Representantes!

Jurado:¿Perdón?

Electora: Sí, yo quiero votar por los Decentes, y no están aquí, al igual que la Alianza Verde. ¿Dónde están los auténticos tarjetones?. -La señora.fotografía el tarjetón, y escribe frenética en el celular-.

Jurado: Señora, este es el tarjetón que recibimos, le estamos entregando la información de la Registraduría que tenemos.

Electora: Los voy a denunciar a las redes sociales por tramposos, entregando tarjetones chimbos. ¡Agente!- -La señora llama a uno de los guardias, que se acerca, junto con la delegada. La señora presenta su queja.

Delegada: Señora, los jurados entregan el tarjetón correspondiente, los partidos lo conocen de antemano y no hicieron comentarios, si los Decentes no están, es porque ellos no participan.

Señora (exaltada y tomando foto de la delegada): No señor, aquí deben estar todos los partidos, esto es un fraude de mesa.

Delegada: Señora, vaya a otra mesa y mire.

La señora, junto con el policía y la delegada se acercan a dos mesas más. Finalmente, vota en la mesa y se va furibunda, mientras escribe en su celular denunciando su eventual irregularidad: “si pasa aquí, pasa en todo el país, el fraude esta cantado”


El día anterior me había reunido con un amigo seguidor de los Decentes, y le pregunté por quién iba a votar. Me dijo que, para la Cámara por alguien del Polo, y yo le pregunte por esa mezcla. “Lo que pasa es que los Decentes no sacaron lista por el Atlántico, ya que no hubo acuerdo con los dirigentes de la izquierda local”, me respondió.

HISTORIA 2: LA MEJOR MUESTRA DE MADUREZ
Jurado: Aquí tiene los tarjetones para Senado y Cámara.
Votante: Me da por favor el de la Consulta.
Jurado: ¿Cuál de las dos?
Votante: La del mejor.
Jurado: ¿Cuál de las dos?, -y se los muestra-.
Votante (Dudoso): Hummm……. La verdad no sé, deme la azul.

HISTORIA 3: DE FOTOCOPIAS Y TARJETONES
Elector: Buenas, quiero votar en la consulta interpartidista. ¿Todavía tienen tarjetones?
Jurado ¿Cómo así?
Elector: He visto en Facebook que los tarjetones de las consultas se acabaron y están sacando fotocopias, y tengo dudas si con fotocopias mi voto es legítimo. Quiero votar con tarjetón.
Jurado: Señor, no tenemos ni idea si será legitimo con fotocopias, pero todavía tenemos tarjetones, ¿Este es el que quiere?
Elector: Sí, ese es, ¿por favor me lo firma?
Jurado: Señor, los tarjetones de las consultas no se firman, si así fuera habría un espacio para firmar, y no lo hay. -Le muestra un tarjetón por ambas caras-.
Elector: Ajá…. ¿Entonces no se firma?
Jurado: No señor, todos han votado así sin inconvenientes.
Recibe el papel no muy convencido. Va al cubículo, regresa, vota y se retira. A los dos minutos regresa.
Elector: ¿Oiga, pero sí es válido mi voto si no está firmado el tarjetón de la consulta?
Jurado (exasperado): Señor, la Ley es clara. No tenemos la obligación de firmar los tarjetones de las consultas. Si así fuera habría un lugar donde señalaríamos mesa y jurados. Nosotros no podemos complacer a todo el mundo firmando tarjetones, porque por hacer más, podrían ser anulados en los escrutinios.
Delegada (que estaba detrás): Señor, los tarjetones de las consultas no se firman.
Elector: Pero es que yo ví en Facebook que….
Delegada: Señor, eso no es cierto, están desinformando en redes. Los tarjetones de la consulta que están en las urnas son válidos, no se firman, y tenemos la obligación de contarlos al final.

HISTORIA 4: DE CIERTAS CONSULTAS
Elector: Buenas tardes, vengo a votar
Jurado: Como no, aquí están los tarjetones de Senado y Cámara.
Elector: Me da también todas las consultas.
Jurado: Señor, solo puede votar por una consulta.
Elector: ¿Cómo así? ¿Si quiero votar por la de los animales y la de los bandidos no puedo?
Jurado: ¿Cuáles bandidos?
Elector: Esa para bajarle el sueldo a los congresistas.
Jurado: Señor, ni la consulta animalista o la consulta anticorrupción se votan hoy. La Registraduría ya indicó que esas consultas aún no están aprobadas. Eso se repitió y repitió en todas partes, no crea todo lo que dicen las redes sociales.
Elector (con cara de decepción): Ya, bueno me da la de los bandidos de la derecha. -Señala el tarjetón amarillo-.

HISTORIA 5: VOTANTE SEGURA
Votante: Buenas, tarjetón de Senado y Cámara.
Jurado: Aquí están, mi señora.
La mujer en la mesa abre los tarjetones.
Jurado: Señora, puede dirigirse al cubículo a votar
Votante: No, voy a votar aquí. Quiero que vean mi voto.
Jurado: Señora, nosotros no…
Votante: Mire, ya marqué mi voto (lo muestra). Ahora le voy a tomar foto para asegurarme que lo van a contar. -Toma las fotos, y deposita las tarjetas en la urna, y al despedirse.
Votante: Ya saben, si hay chanchullo los denuncio. -Toma una última foto de los posibles delincuentes, o sea, los jurados-.

HISTORIA 6: EL CHOCORAZO
Uno de los jurados acomoda la caja donde se colocan los votos de Senado y Cámara.
Votante: ¿Qué está haciendo?
Jurado: Señor, lo que pasa es que la caja no quedo bien armada y se atascan los votos en la rendija.
Votante: Ahh, ¿pero no será más bien que está haciendo un chocorazo?
Jurado: No señor, solo acomodaba la caja.
Votante: Hummmm…. (No muy convencido)
Jurado: Señor, si no nos cree, denuncie. -Toma la caja y le da varias sacudidas-. Los votos se atascan en la rendija y cada tanto debemos moverla para acomodarlas. Mire.
Votante: Ahh, ok. Lo que pasa es con tantas denuncias de fraude en internet, hay que estar pendientes.

FIN DE LA JORNADA.
El día transcurrió rápido, votaron cerca del 55 % en la mesa en la que me tocó ser jurado. La gente fue amable, pero mostró las actitudes típicas: desconfianza total en las autoridades, creencia en lo que se denuncia en las redes. No se acabaron los tarjetones, aunque solo había 140 por consulta, para una mesa de 360. Es factible que en algunos sitios se acabaran. Hablan de fraude, pero en mi mesa no ocurrió. La gente votó sin coacción, no había tanta seguridad como antes (“la paz de Santos”, imagino), pero al final, si he de creer a las redes, nada cambió en el camino al desastre. En ellas dijeron que “esta democracia imperfecta es una corruptela sin solución”, y que hubo fraude descarado, con unas fotocopias como prueba. Al final, lo mismo de siempre: haciendo de un caso particular, algo general. Nada más falso en la realidad. Todo fue increíblemente tranquilo. Ah, y en mi mesa, las FARC sacó un voto. Como que el Castrochavismo fariano está lejos.

CODA ACLARATORIA
Debe entenderse que el proceso de votación no es así. Primero se verifica si la persona debe votar en la mesa. Por cuestión de escritura esa parte se omitió.